ZEAL & ARDOR ‘Stranger Fruit’

(MKVA) Leí hace tiempo en los muy recomendables libros ‘Metal Extremo’ de Salva Rubio una aseveración que me llamó sobremanera la atención; ‘La hipsterización del black metal’. Lo encontré más que acertado y nada peyorativo, más bien al contrario, el black metal hace tiempo que sobrepasó sus propias barreras y ha logrado colarse en multitud de ámbitos, algunos de ellos -a priori- totalmente contrarios u opuestos a su propia idiosincrasia. La prueba más fehaciente de esta supuesta ‘hipsterización’ la encontré en el primer larga duración de Zeal & Ardor publicado en 2016, en el que el músico suizo americano Manuel Gagneux llevaba el black metal a límites insospechados de modernidad. Sin vergüenza y sin prejuicios fusionaba la furia atávica del género con espirituales negros, electrónica, góspel y todo lo que se le pusiera por delante. El resultado fue recibido con entusiasmo y le ha llevado a tocar en festivales de sobrado reconocimiento y hasta con cierta pátina de ‘modernidad’. El toque de atención dado por ‘Devil Is Fine’ le ha llevado a establecerse y hasta a convertir el proyecto en una banda real y ahora nos presentan su segundo disco ‘Stranger Fruit’ que sigue los parámetros del anterior pero corregidos y aumentados. Parecen que la negritud (la afroamericana para entendernos) sigue siendo el eje sobre el que se mueve esta nueva colección de canciones (nada velado homenaje a Billie Holiday el título) pero el combo sigue conservando su poder expansivo. Hay canciones que siguen conservando la pureza y el espíritu del combo (“We Can’t Be Found”, “Don’t You Dare” o “Servants”), pero también hay momentos donde el ambient o la electrónica más oscura toman buenas posiciones (“The Hermit”). Lo que está claro es que nos volvemos a encontrar con otro inmaculado batiburrillo de estilos que sigue funcionando y que quizás pierde el factor sorpresa de su debut pero que se muestra más sólido, más producido y con menos sensación de corta/pega estilístico. “Waste” o “Row Row”por ejemplo podrían ser la fusión definitiva entre soul y black metal, donde la fusión de géneros fluye con pasmosa naturalidad o “Coagula” el encuentro imposible entre el canto gregoriano, el metal y la electrónica. Lo que queda claro es que Zeal & Ardor se reafirman en su –a priori- imposible propuesta y se convierten en referentes del metal entendido como vanguardia. Imaginaros que los esclavos arrancados de África hubiesen sido llevados a Noruega en vez de a Estados Unidos, así quizás nos podremos hacer una idea de lo que son Zeal & Ardor y su expansivo imaginario.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*