YOB ‘Our Raw Heart’

(Relapse Records) Parece que una dolorosa e incómoda enfermedad intestinal ha marcado a Mike Scheidt, el líder de YOB, de tal forma que, tras pasar un periodo donde se planteó dejar el proyecto, el incidente de la diverticulitis ha acabado inspirando y reorientando al personaje para completar su último trabajo ‘Our Raw Heart’ tanto compositivamente como en la forma de interpretar las pistas vocales. El resultado es especialmente sensible y representa incrementar un escalón más en la dilatada carrera de la banda.
La presentación del álbum es realmente impecable y colorista. Su versión en vinilo es realmente golosa pero lo mejor es que en su interior encontramos siete pistas intensas, agresivas y pesadas con el mejor Doom de los de Oregón. Cada tema tiene personalidad propia y puede funcionar como sencillo “per se”. Aquí tenemos la agresividad de ‘Atma‘ (2011) de forma contenida, las partes vocales gangosas a lo Ozzy practimente han desaparecido o, como mínimo se han modulado, dotando el trabajo de mayor calidez y sentimiento. También parecen haberse despojado de lo tenebroso y claustrofóbico de ‘Cleaning The Path To Ascend’ conservando ambientes lúgubres pero dotándolos de cierta luz y pragmatismo.
En general, los temas aparecen más claros y asimilables pero no nos dejemos engañar. Bajo el manto de color y optimismo, la agresividad sigue latente. “Ablaze” lo deja claro desde el primer momento. “The Screen” tira de riffs hipnóticos que nos conducen a pasajes sombríos con espejismos luminosos en sus partes vocales melódicas. Reminiscencias sabáticas innegables son la base de “In Reverie” donde podemos degustar nuevas propuestas vocales, con tonos más graves, que dotan a la banda de un espectro mucho más abierto e interesante. La parsimonia doom de “Lungs Reach” nos conduce, lenta pero inexorablemente a la expresión más cruda del disco que nos entrega al tema más largo de la entrega. En más de 16 minutos “ Beauty in Falling Leaves” tenemos una de las obras más majestuosas de la banda, con medios tiempos que nos van elevando el ánimo a la vez que nos aletargan en ensoñaciones psicodélicas. La crudeza de “Original Face” nos devuelve a la realidad de estar ante un buen trabajo doom, con pinceladas de agresividad, esta vez desbocada, quizás para compensar entre la pista anterior y la que cierra el disco, la homónima “Our Raw Heart” que brilla con luz propia y nos ilumina las partes más oscuras de nuestro crudo corazón. Una obra de arte, desde su concepción hasta su estética y una indudable muestra de cómo mostrar efectismo y cromatismo en un género de por sí oscuro y monocromático.

JOSEP M. LLOVERA

 

Deja un comentario

*