WOLFWOLF ‘The Cryptid Zoo’

(Lux Noise) Nos encontramos ante un dúo que parecen ser suizos, pero vista la licantropía que padecen podrían ser de cualquier bosque de la vieja y profunda Europa. Como buenos e hirsutos hombres lobo la música está en consonancia con el estado que adquieren en las noches de luna llena; rock & roll salvaje, primitivo y peligroso. Lo de estos tipos que siguen el patrón de dúo minimalista formado por guitarrista y batería –sin hacer ascos a otras instrumentos si lo requiere la canción- gustará por obligación a todos aquellos que piensan que la evolución es algo ajeno al rock & roll. Uno se percata de ello nada más escuchar la básica y bluesera “Monster” que abre el compacto, una fiesta atávica a la luz de luna llena que nunca decae con tonadas tan poco sutiles como “Creeps Of The World” o “Back From Hell”.

Deliciosamente unidireccionales, pero con recursos y registros que también otorgan una cierta heterogeneidad a este su segundo larga duración. Sin ir más lejos hay una influencia del viejo continente que le sienta muy bien a su música; “Tuzemak” es desquiciado folklore del este y “Questa Bella Ragazza” parece más obra de un cantante italiano muy ebrio que de un primitivo hombre lobo. También planea la sombra de Tom Waits en “Poor Cow”, pero básicamente esto no deja de ser un disco de rock & roll sin miramientos, contrario a las teorías de Darwin pero aun así capaz de facturar temas adictivos y marchosos como “The Blind Butcher” o “Creepy Things”. Se autodenominan trash’n’roll de los bosques y lo cierto es que la etiqueta les encaja, porqué el batiburrillo de influencias que barajan en su música sin perder la esencia del espíritu primigenio del rock & roll huye y rechaza muchas etiquetas.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*