WINCHESTER (The Spierig Brothers)

De entrada la recepción de la crítica especializada tras su estreno en otras partes del mundo no ha sido muy benévola. Pero aunque uno ha de imponer su propio criterio hay que reconocer que las malas críticas están justificadas. A ‘Winchester’ se la puede englobar dentro del género de terror y más concretamente dentro del sobrenatural o casas encantadas. Y el punto de partida no es malo; la dueña de la mitad de la compañía Winchester (rifles de repetición) va construyendo una angosta y laberíntica mansión guiada por los espíritus de todo aquel que ha muerto a manos de los susodichos rifles. Lo que se podía haber convertido en un original alegato contra la libre tenencia de armas pasado por el filtro del cine de género se queda en una simple película de terror de sobremesa sin demasiadas luces, articulada en base al susto fácil. Que todo sea dicho llega a funcionar en momentos puntuales, pero poca cosa más. La dirección de los hermanos Spierig es muy banal, de brocha gorda y en consecuencia no se saca partido  de las posibilidades de la historia, incluso se desaprovecha la baza de contar con una actriz de raza como Helen Mirren, que parece deambular más por la película que actuar y con unos trances espirituales que tiran a poco creíbles. Incluso algunas frases del diálogo y la búsqueda de la emoción fácil le hacen -como se ha comentado unas líneas más arriba- estar más cerca del telefilme chusco que del cine genuino. En resumidas cuentas un ejercicio de género poco logrado con algún momento inspirado pero bastante prescindible incluso para los consumidores del género al que está adscrito.

XAVI MARTÍNEZ

 

Deja un comentario

*