VIDRES A LA SANG ‘Set De Sang’

(Blood Fire Death) A veces, es necesario pararse para poder crecer. Esta sería, tal vez, la moraleja de esta historia. Cuando, en 2010, Vidres a la Sang cesó su actividad como banda, perdimos sin duda a una de las formaciones capitales para entender la evolución del Metal Extremo nacional, y una de las pioneras en expresarse en catalán. Han tenido que pasar ocho años para que Vidres a la Sang vuelvan a existir como banda y, a tres de los miembros originales (Marcos, Albert y el alma máter de la banda, Eloi Boucherie) se ha unido Jordi Farré, sin duda uno de los mejores baterías del panorama extremo nacional. Y si hay que tomar como referencia este ‘Set De Sang’, es indudable que la espera ha valido la pena.  ‘Set De Sang’, nos devuelve a una banda en plena eclosión creativa; galvanizada por el ansia de experimentación, pero sin perder en ningún momento sus señas de identidad. Porque, que nadie se llame a engaño: esto es un disco de Metal Extremo, damas y caballeros. Pero también es mucho más que eso. Una pátina progresiva cubre la totalidad del trabajo, y lo convierte en un auténtico “tour de force” sonoro. Las iniciales “Els Vents Bufen A Favor” y, sobre todo, la escalofriante “Emergiré” sientan las bases del disco, y constituyen prácticamente las dos únicas piezas con voces limpias que vamos a encontrar en éste. Paradójicamente, son los dos temas más viscerales del álbum.

A partir de ahí, y siempre sin apartarse radicalmente de los parámetros extremos, el trabajo entra en fase progresiva, con temas que incluyen desarrollos instrumentales muy elaborados. La simpar “El Mur” es buena prueba de ello, con sus aires a los Opeth de ‘Ghost Reveries’. La banda ha musicado dos poemas del autor catalán Miquel Martí i Pol en “Som Pelegrins” y la espectacular “Miraré De No Tornar-me A Perdre”, que incluye una colaboración estelar del propio Martin Mendez. “El Poble Redemptor” es otro de los momentos álgidos del trabajo. Por cierto, más de un aficionado a las banderitas debería leer la letra, y, de paso, aprender algo de ella. La majestuosa oscuridad de “L’Orbita Del Cor” cierra un magnífico trabajo que inaugura, de la mejor manera posible, esta nueva etapa en la carrera de Vidres a la Sang.

 EDU A. CRIME

 

Deja un comentario

*