VENOM ‘Storm The Gates’

(Spinefarm Records) Que en pleno siglo XXI Venom continúen publicando discos es una buena noticia. No se atrevan a negármelo. Estamos de acuerdo: ya no están Mantas ni Abbadon; y vale, el satanismo cartonpétreo gracias al cual se hicieron famosos, ha sido superado con creces por cualquier banda de Black Metal de cualquier país nórdico que se les pueda ocurrir. Pero ahí tenemos a Cronos, nuestro bajista pelirrojo favorito, quien, junto a La Rage y Danté, sus dos adláteres desde hace más de diez años, continúa manteniendo la nave a flote contra viento y marea.

El de Venom es un caso parecido (salvando las obvias distancias) al de Motörhead. El gran público parece tener en cuenta únicamente los tres discos grabados por la formación original (cuatro, en el caso de los de Newcastle) y tienden a ignorar la inmensa mayoría de trabajos posteriores. No; no estoy diciendo que Venom hayan grabado ningún álbum del calibre de ‘Bastards’, ‘Inferno’ o ‘The Wörld Is Yours’; pero Cronos y los suyos cuentan con trabajos más que interesantes, que han sido prácticamente enterrados por la única razón de no haber sido grabados por los tres miembros originales.

Así las cosas, este ‘Storm The Gates’ continúa la senda de los recomendables ‘Fallen Angels’ (2011) y ‘From The Very Depths’ (2015). No se han producido grandes cambios en el sonido de la banda. Venom continúan teniendo ese delicioso toque rock ‘n’ roll, e incluso punk de los inicios, aunque actualmente se subraye más la vena metalúrgica. La impetuosa “Bring Out Your Dead” abre el disco de forma inapelable. “Notorious” es muy deudor del sonido primitivo de ‘Welcome To Hell’, mientras que “I Dark Lord” es uno de los momentos más netamente metálicos del trabajo. La voz de Cronos recuerda cada vez a la de Jaz Coleman (Killing Joke) como puede apreciarse en las frenéticas “Dark Night (Of The Soul)” o “Beaten To A Pulp”. La producción del disco tiene una cualidad cenagosa, que parece del todo intencionada, a efectos de que el sonido del grupo no peque de ser demasiado “limpio” (“The Mighty Have Fallen” es un buen ejemplo de ese sonido). Por otra parte, estamos ante un trabajo bastante largo (trece temas y casi una hora de duración); lo cual acaba lastrando el resultado final. Así, piezas como “Destroyer” o “Over My Dead Body” resultan ciertamente anodinas. En una nota más positiva, “We The Loud” y el homónimo “Storm The Gates”, que cierra el disco, recuperan el nivel, y evocan de manera eficaz los tiempos de ‘Black Metal’.

No nos engañemos: ‘Storm The Gates’ no aportará un nuevo clásico a la carrera de Venom; y es muy improbable que algún tema de este disco pase a formar parte de su repertorio habitual, pero, como mínimo, es de agradecer que una banda con una trayectoria tan dilatada mantenga su afán por seguir siendo relevantes. Facturando trabajos como el que ocupa estas líneas, puede afirmarse que lo están consiguiendo.

EDU A. CRIME

 

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*