UNA RETIRADA A TIEMPO…(I)

Una retirada a tiempo es una victoria. O al menos eso dicen. Hay que saber ganar, pero también hay que saber abandonar el juego cuando las próximas partidas auguran mucho que perder, más allá del mero éxito ante un público cada vez más acomodado y menos proclive a riesgos o sorpresas. En ROCK ON, pasamos lista a algunos de los artistas que, habiendo estado en lo más alto, corren peligro de pegarse un batacazo monumental sino se plantean una salida alternativa. No están todos los que son, pero podéis haceros una idea.

Judas Priest

JUDAS PRIEST

Con una dilatada carrera llena de grandes aciertos y algún (leve) pinchazo, la evolución de Judas Priest como banda pasa por sentar las bases del NWOBHM e innovar en el género en cada disco. Con sus grandes clásicos, sus discos sorprendentemente sólidos y momentos de crisis, Priest es una banda que ya ha pasado a los anales de la historia del Rock ‘per sé’. No necesitan demostrar nada más. Una de mis bandas favoritas de todos los tiempos, y a la que recurro, de vez en cuando, para volver a sentir y recordar porqué estoy en todo esto. Así, cuando el quinteto parece tocar fondo creativo, artístico y de diferencias en las tendencias personales dentro de la banda y deciden hacer una gira de despedida, lo acojo con la satisfacción de poder presenciar un final más que digno para un pilar del Metal… pero la gira se alarga, se dobla, vuelve a pasar por Barcelona y el “Epitaph Tour” se reconvierte en el anuncio de nuevo disco de estudio y la consecuente gira posterior, a la que seguirá la noticia de que están grabando nuevo material que, evidentemente llevará la maquinaria a la carretera de nuevo… y la rueda sigue girando. No me gustaría que al final me quedara la sensación de que se estiró demasiado la formula y el show acabe devorando al monstruo (una vez más). JOSEP Mª LLOVERA

U2U2

La cuestión es la siguiente: ¿U2 es una banda de música o, por el contrario, son comisarios de la Comisión Europea? Conozco pocos grupos, a día de hoy, que se centren menos en la música que los irlandeses. Sí es cierto que Bono, desde que la banda fue concebida, siempre mantuvo una concepción de lo que debía de ser U2, mucho más cercana a una sociedad civil que a un grupo de Rock. Pero, actualmente, es difícil encontrar a una formación que se parodie a sí misma con tan poca delicadeza y dedicación como ellos. U2 lo fueron todo, sí; pero, de un tiempo a esta parte, encarnan a la perfección la mísera autocomplacencia de la que son partícipes la gran mayoría de bandas que han adquirido el  status de leyendas. Gigantes en los ochenta y noventa, el ejemplo de Bono, The Edge, Larry Mullén Jr. Y Adam Clayton es el de una agrupación que ni está ni se le espera, como dijo aquel famoso exJefe de la Casa Real. Las críticas no sólo se circunscriben al ámbito musical: es que, incluso en su filantropía –las fundaciones, en muchas ocasiones, no son más que instrumentos para matizar el impacto de las obligaciones tributarias-, las onegés de Bono tienen más agujeros patrimoniales que Banesto. ALEX PALAHNIUK

queen_adam_lambert-e1447368270223

QUEEN

De acuerdo, todos sabemos que no estamos hablando de Queen exactamente. Queen pasaron a mejor vida a finales de 1991, etcétera, etcétera, y todo lo que ha venido produciéndose desde entonces es puro y lucrativo negocio, pergeñado por dos tipos que se resisten a dejar de estrujar la gallina de los huevos de oro. Pongan muchas comillas al nombre de estos Queen, intocable bastión ante el que siguen escudándose unos May y Taylor incapaces (o temerosos) de enfrentarse al gran público blandiendo simplemente su insigne apellido, cuya idea original de asociarse a otro grande -Paul Rodgers- pudo haber funcionado si su ego y su incapacidad de mirar adelante no hubiera supuesto una traba insalvable que apostaría por lo pecunario y no por la creatividad. Desde hace unos años, su karaoke cinco estrellas lo maneja un chaval que, queriendo ser Freddie Mercury, no llega ni a George Michael con sobredosis de colacao, pero que al menos le pone ganas (¿cómo no hacerlo, cuando está viviendo el sueño de su vida?). Pero de Lambert no diremos nada, porque suficiente tiene con aguantar las iras de los haters que no ven más allá de los ahora grises ricitos del iluminado May y el contradictorio Taylor, «supervivientes» (disculpen el eufemismo) que podían echarle algo de dignidad al asunto y proseguir con sus respectivas -y nada desdeñables- carreras en solitario. Pero no, la fama es adictiva y para llenar estadios hay que bajarse los pantalones. En «Let Me Entertain You», Mr.Mercury cantaba con sarna aquello de servir «rock a la carta» a las masas hambrientas de más-de-lo-mismo… qué poco imaginaría el entrañable bigotón que sus dos compañeros acabarían sirviendo fast food a precio de caviar iraní dos décadas después de su trágica desaparición. ALBERTO DIAZ

deep-purpleDEEP PURPLE

De acuerdo, su último trabajo de estudio (‘Now What?!”) es recomendable. Pero poca cosa más…Si lo pensamos con frialdad su retorno en 1984 con el estupendo ‘Perfect Strangers” sólo fue un breve espejismo, a partir de ahí idas y venidas de componentes hasta llegar a la actualidad, con los dos miembros fundadores Lord y Blackmore abandonando la banda y un Ian Gillan que hace demasiado que ya no es ni sombra de lo que fue. Incapaz de acometer los clásicos con un mínimo de dignidad, y llegando muchas veces a sonrojar a los que siempre hemos pensado en la Púrpura Profunda como uno de los grandes pilares del rock. Gillan, Glover y Paice de momento siguen en esa carrera desquiciada de demolición de su propio mito, sólo pendientes de los dividendos que les dan las interminables giras.  Triste muy triste…que lejos quedan bombas de relojería como ‘Deep Purple In Rock’. Váyase Sr. Gillan por favor. XAVI MARTÍNEZ

aerosmith-1140x641AEROSMITH

Hace unas semanas, Brad Whitford, en unas declaraciones a una web metálica, confirmaba que la banda había sopesado la posibilidad de girar con un algún vocalista invitado que reemplazase a Steven Tyler. Sammy Hagar, Myles Kennedy, o, puestos a pedir, Axl Rose formaban parte de su carta de los Reyes Magos. Cada dos por tres, el mismo despecho. Y es que en Aerosmith están hasta los cojones de la desidia de Mr. Tallarico; de que, de forma tan evidente, la hasta ahora banda de su vida haya pasado a un inaceptable segundo plano en su lista de prioridades, más interesado en forjarse un nombre dentro del firmamento del country-pop, escribir best-sellers o formar parte de jurados televisivos con Shakira que en liderar la banda más grande de América. Si dependiese de Joe Perry, Brad Whitford, Tom Hamilton y Joey Kramer, seguramente los Aerosmith de los últimos 15 años no hubiesen tenido una trayectoria tan errática, con apenas tres lanzamientos de estudio en tres lustros y una actividad prácticamente limitada al enésimo tour veraniego por la geografía norteamericana (este año ni eso). Aerosmith sería una banda viva. Pero es lo que hay. Brian Johnson NO es AC/DC. Steven Tyler SÍ es Aerosmith. Y dado que el jefe no está por la labor -y está en su derecho, es su vida-, no hay otra: las alas deben plegarse. SAMUEL GUILERA






2 UNA RETIRADA A TIEMPO…(I)

  1. Bernabé dice:

    Y porque se van a retirar, si son los grandes de la música y los que dan vida a este negocio, sin ellos el rock y el metal muere, y no lo digo yo, está comprobado.

  2. Que el dios del Rock nos pille confesados. Viva la crítica que da la cara.

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*