U2 ‘Songs of Experience’

(Island/Universal) Se supone que cuando los Irlandeses preparaban el anterior ‘Songs of Innocence’ (2014) ya tenían en mente hacer su continuación, como si de un mismo trabajo se tratase dividido en dos partes: la primera, con el citado disco, más introspectiva y personal; y esta segunda parte con ‘Songs of Experience’, que en teoría sería la más explosiva e intensa… pues vaya, no sé dónde está esa supuesta  intensidad, porque  lo que en realidad aquí nos encontramos es otra colección de canciones Pop mediocres que te entran por una oreja y te salen por la otra con la rapidez de un rayo. No suenan mal, claro que no, solo faltaba que tipos como The Edge o Bono, y con la ayuda del productor de moda de turno, no supieran a estas alturas construir canciones que suenen bien, pero son composiciones vacías, sin alma. Música que no molesta cuando suena en cualquier supermercado mientras haces la compra, o cuando esperas en la consulta de un dentista, pero que para poco más sirve. Y ojo, esa es sólo mi opinión, pero es la opinión de alguien que amó a esta banda sobre todas las cosas, y que no se plantó con ellos en los primeros 90, sino que siguió pasando por caja y disfrutando de cada lanzamiento suyo hasta ‘How To Dismantle an Atomic Bomb’ (2004), aunque ya en éste se intuía que su caída en picado estaba cerca.

Siempre respetaré a Bono y compañía, pero cuesta hacerse la idea de que una banda que durante mucho tiempo con cada nuevo lanzamiento suyo era todo un acontecimiento, ahora cuando sacan disco sea (por lo menos esa es mi impresión) simplemente un acto anecdótico (otra cosa son sus giras, donde siempre arrasan), pero así es; los creadores de ‘Achtung Baby’ llevan más de una década en una zona de confort que los ha dejado K.O. en lo que a creatividad se refiere. Obviamente el riesgo y la experimentación a la hora de hacer sus discos es nulo desde hace un par de décadas, pero se pueden hacer buenos discos aunque sea repitiendo formulas y diseñando canciones para las masas, y de hecho ellos mismos ya lo hicieron. Ahí está por ejemplo un disco como ‘All That You Can’t Leave Behind’ (2000) que, lejos de ser una obra maestra, se trata de un álbum muy recomendable, con una colección de canciones estupenda. Firmaría para que hoy en día publicaran un disco como ese. Pero no, la realidad es otra muy distinta. Duele ver que un grupo gigante como ellos, con varias obras maestras publicadas, hoy en día se hayan puesto al mismo nivel que cositas como Coldplay, que siempre fueron una imitación barata de ellos mismos. Triste panorama para la que una vez fue una de las mejores bandas del planeta.

JUANVI PEDRO GILABERT

 

Deja un comentario

*