THUNDER ‘Rip It Up’

(earMUSIC/Top Artist)

Nunca he sido un gran fan del hard rock. Es una simple cuestión estética de gustos. No lo encuentro musicalmente interesante, los tópicos abundan más de lo que soy capaz de asimilar y siempre he tenido la impresión de que es un estilo diseñado y creado para triunfar en las listas sin tener que dar demasiadas explicaciones. Al fin y al cabo es un estilo vigoroso y las guitarras tienen un gran peso. Sí, respeto y amo a los viejos Aerosmith y a los Whitesnake de antes que vendieran su alma a la MTV para triunfar en los States, pero éstas son bandas que trascendieron las etiquetas hace ya muchos años y ya se situaron por encima del bien y del mal. Y después están Thunder. Herederos de las cenizas de Terraplane, las huestes del guitarrista Luke Morley siempre han estado un paso más allá de sus presuntos compañeros de etiqueta, tanto, que casi se puede decir que van por libre. Thunder se deben mucho más a la herencia de Paul Rodgers (tanto en Free como en Bad Company) que a cualquier otra cosa. Son británicos y suenan extremadamente como tales. Duros, sin fisuras y con la habilidad musical necesaria para ir mucho más allá de los cuatro acordes esenciales. Pero también van sobrados de elegancia, clase y estilo. Thunder siempre parecen tener la paleta de colores necesaria para el tipo de lienzo que quieren pintar. Pasan de la tempestad a la calma y viceversa, sin esfuerzo aparente. Escuchad la inicial “No One Gets Out Alive” (sobre todo la parte del solo) o la sensible “Heartbreak Hurricane” y luego me contais. No hay grandes sorpresas en este undécimo disco del vocalista Danny Bowes y compañía. La gran noticia es que siguen estando en forma, vivitos y pateando traseros. Conservan su buen saber hacer, suenan razonablemente maduros y siguen conservando la fórmula para crear temas redondos. Porque de eso se trata. Nadie les pide que sean una banda innovadora, de vanguardia. Pero sí que nos sigan ofreciendo temas redondos y brillantes. Y, querido lector, este trabajo viene repleto. Tienes fiesta en “She Likes The Cocaine”, melodías que apuntan al corazón en “Right From The Start” o “There’s Always A Loser”, blues de tintes épicos en “In Another Life”, hard rock de guitarras robustas en el propio tema título, “Shakedown”, “The Chosen One”, “The Enemy Inside” o “Tumbling Down”. Puede que Thunder hayan perdido algo de popularidad en los últimos años, esas típicas idas y venidas que despistan al público y que nunca benefician, pero musicalmente siguen estando en primera línea y muy acorde con los parámetros que ellos mismos establecieron en su momento. Y muy poca gente puede decir lo mismo tras casi treinta años de carrera. Los afortunados que acudirán al Azkena de este año podrán comprobar en vivo sus constantes vitales. El resto nos tendremos que aguantar, pero no perdamos la esperanza. Thunder son, además, una gran banda en vivo. Pero esa ya es otra historia.

YURI VARGAS

Share





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*