THE TEA SERVANTS (Marula Café, Barcelona 17-11-16)

the-tea-servants-news

Dicen que lo poco gusta y lo mucho cansa, y al pie de la letra se lo toman los anglomallorquines The Tea Servants. Su historia finalizó ya hace más de tres lustros, dejando su impronta en la escena pop rock de los noventa, más por constancia y trabajo bien hecho que por usar los fuegos de artificio. Y las mismas premisas son las que usan en sus puntuales retornos. Nostalgia bien entendida y en pequeñas dosis, que no afectan a las carreras actuales de sus componentes. Esta vez, la excusa para ofrecer unos pocos recitales muy escogidos es la reedición del álbum ‘Higher’, originalmente de 1997, publicado ahora en lustroso vinilo.

Convencidos a partes iguales de que lo suyo fue muy válido, pero también de que ya forma parte del pasado, el quinteto se presentó sobre las tablas del barcelonés Marula Café (dentro de la programación del A Wamba Buluba Club) muy seguros de sí mismos y sabedores de que no tienen que dar explicaciones a nadie. Comandados por Steven Munar, los Servants se dedicaron durante setenta y cinco minutos a recrearse en esa música que parieron hace mucho tiempo, pero que a día de hoy no debe caer tampoco en saco roto. Una hora y cuarto en la que su pop rock con influencias del after punk, del folk y de la psicodelia nos tuvo cautivados y sin poder dejar de prestar atención a todo lo que emanaba del escenario. Huelga decir que fueron las piezas del reeditado ‘Higher’ las que tuvieron preponderancia (“Faith”, “City Of Cats”, “The Lady Is Gone”) pero no dejaron de lado al resto de su producción discográfica, recuperando la histriónica “Hello Good Morning” y dando cancha también a su álbum de despedida que fue ‘Travel West”, donde los aires americanos empezaron a hacer su aparición. Canción tras canción, Munar se fue creciendo, con el respaldo de lujo de Miguel Pérez Kersley a las guitarras, hasta desembocar en la celebrada “I Wanna Be JJ Johanson”, que sirvió de vía de vía de escape hacia la el “I Wanna Be Your Dog” de The Stooges en la que Steven bramó que, aparte de querer ser JJ Johanson, también quería ser nuestro perro y Carles Puigdemont (¿?). Tras este arrebato de furia, llegó el fin con la elaborada “She’s Getting Higher” y unos bises con recuerdo al fallecido Leonard Cohen (la sentida “Who By Fire”). Caras de satisfacción al final entre la banda y los asistentes: The Tea Servants honraron su legado con esta píldora nostálgica en forma de concierto. Un viaje al pasado que lo más probable es que sirva para reforzar el futuro de Steven Munar y compañía.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*