THE MAGPIE SALUTE (Razzmatazz 2, Barcelona 13/11/18)

The Magpie Salute se presentaban por primera vez en Barcelona en la sala Razzmatazz 2 con menos público que en sus otras dos fechas españolas en Bilbao y Madrid, pero con muchas ganas de gustar y demostrar que la vieja química es el perfecto componente para los nuevos compañeros de Robinson, Ford y Pipien. El repertorio de la banda se centró en su primer y excelente trabajo; ‘High Water I’, y en una parte final en la que las versiones de los Black Crowes fueron el magnífico broche a una muy buena noche de puro Rock Americano.

Tras un inicio lleno de canciones de su primer disco en estudio y con ciertos problemas de sonido, excesivamente distorsionados y sin dejar oír con claridad ni las guitarras ni la voz de John, la banda sorprendió con su primera versión; ‘Had to Cry’ de Blind Faith, que fue el primer momento álgido de la noche. The Magpie Salute cambian el repertorio a su antojo cada noche; no hay un guion pre-escrito y pueden sonar los Byrds, Neil Young, The Velvet Underground o incluso Echo & the Bunnymen (como pasó en Barcelona). Se nota que Marc y Robinson disfrutan con lo que hacen y se sienten magníficamente acompañados; su complicidad y conexión es tal que duele pensar en el tiempo que no estuvieron juntos.

La preciosa Sister Moon sirvió de entrada a la parte acústica del set y para que el show empezase a sonar como se esperaba. No hay que olvidar que John, Marc y Rich han estado girando también en este formato sin el resto de la banda. La voz de John brilló cómo no lo había hecho hasta ese momento y “Welcome To The Good Times” fue una delicia que arrancó la primera ovación de un público que por fin empezaba a despertarse.

Tras algo más de una hora  de set calentado curiosamente gracias justo a su parte más tranquila, la sala volvió a respirar los años gloriosos en los que los cuervos llenaban la sala Zeleste o el Palau d’Sports del Vall d’Hebron: “Ballad in Urgency”, “Wiser Time”, “Thorn in my Pride” y “Jealous Again” hicieron disfrutar a un público que acabó totalmente entregado.

Rich y sus chicos ofrecieron un muy buen show, aunque sea imposible renunciar ni hacer vibrar con las canciones que tú mismo has escrito, como el propio Robinson nos comentó en la entrevista que concedió a Rock On Magazine, y te han hecho ser quién eres. A pesar de los cantos de sirena, está claro que su intención es seguir disfrutando y haciendo grande a un proyecto que suena cada vez más apetecible: The Magpie Salute. Ni son los Black Crowes ni lo quieren ser.

TEXTO: DANI GARCÍA

FOTOS: LECUMBERRY

Deja un comentario

*