THE HARDKISS (La [2] Apolo, Barcelona 23/06/19)

La sala pequeña del Apolo se convirtió durante unas horas en una suerte de embajada musical de Ucrania en la ciudad. Coincidiendo con la noche más larga del año, The Hardkiss se presentaban en directo ante una audiencia que, en un noventa y cinco por ciento pertenecía a la comunidad ucraniana de Barcelona. Y es que, lo han adivinado, The Hardkiss proceden de este país del este de Europa. De hecho, se trata una banda de lo más mediática en su país de origen: se presentaron a la selección para el festival de Eurovisión en 2016, quedando segundos en la final; y su frontwoman, la excelente vocalista Julia Sanina, forma parte del jurado de la edición ucraniana de “The X Factor”. No obstante, The Hardkiss son prácticamente unos desconocidos para el público de este país, de ahí que no sea de extrañar que, aparte de quien suscribe, no hubiera muchos más autóctonos en la sala. Una sala que registró una buena entrada, si bien no alcanzó el lleno en ningún momento. Eso sí, la audiencia estaba más que predispuesta a pasarlo bien, a pesar de que, debido a unos problemas técnicos, la entrada al recinto y, por ende, el inicio del show se vio retrasado en casi una hora.

Así, sobre las nueve de la noche, y tras la consabida intro, hicieron acto de presencia los miembros de The Hardkiss para iniciar su show. El estilo de la banda, -una amalgama de rock, metal, y electrónica me resultó absolutamente irresistible. A las sobrehumanas dotes vocales de Julia Sanina hay que añadir una banda que resulta de lo más solvente; con un guitarrista (a la sazón, cónyuge de Sanina) y un bajista, que complementaban sus respectivos instrumentos con el manejo de sintetizadores y secuenciadores; un guitarra solista de evidente escuela metálica, y un batería ataviado con máscara a lo Slipknot, y aislado del resto de la banda mediante láminas de metacrilato. La comunicación con la audiencia fue total durante toda la actuación, y Sanina demostró unas tablas sobresalientes, con un look y unos movimientos escénicos bastante “eurovisivos”. Y es que el estilo de The Hardkiss, como digo, bascula entre auténticos ataques frontales metalúrgicos, -pero siempre con el elemento electrónico en un primer término- y los medios tiempos dramáticos; algo que tiene mucho que ver con los temas que se presentan al cada vez más “vodevilesco” certamen musical. En este sentido, The Hardkiss me recuerdan a las bandas niponas de “Visual Kei” las cuales tan pronto son capaces de volarle a uno la cabeza con monolíticos riffs, como pueden derretir tu corazón con la balada más desgarradora. Así, durante poco más de una hora y cuarto, la formación dio un repaso a sus tres álbumes, y, curiosamente, agrupó las piezas más pausadas en la franja central del show, dejando para principio y final, los temas más netamente guitarreros.

Los temas de The Hardkiss son infecciosos; correosos. Con estribillos de innegable sensibilidad pop, que se quedan pegados en el cerebro, por mucho que estén cantados en ucraniano. Y esto es un arte, damas y caballeros. Lo mejor de todo es que resultan totalmente eficaces en directo. Puede que no sea mi estilo preferido, pero es indudable que The Hardkiss me hicieron pasar un buen rato, y, lo que es más importante, se lo hicieron pasar a un buen puñado de sus compatriotas.

TEXTO: EDU A. CRIME

FOTOS: LECUMBERRY






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*