TEAM ROCK: ESTO ES SÓLO EL PRINCIPIO

In OPINIÓN, ¿QUIÉN ME PIENSO QUE SOY?

La semana pasada recibíamos –no sin cierta estupefacción- la noticia del colapso económico del grupo empresarial Team Rock, responsable de la publicación de revistas de tanto calado y significado para el rock como Classic Rock, Metal Hammer o Prog Magazine. A nivel personal, la sorpresa fue de órdago, ya que aparte de ser consumidor habitual de alguna de sus publicaciones, el grupo Team Rock para servidor representaba un hecho diferencial (el que diferenciaba a la Europa avanzada de la siempre cutre y pagada de sí misma España).

Me explico: no creo que nadie deba llevarse a sorpresa si recordamos que la piel de toro ha sido líder en piratería musical. Desde la irrupción de las nuevas tecnologías y el acceso ilimitado a toda la música –y cine- del mundo, el españolito medio decidió que pagar por la música era de tontos. No digo que en el resto de mundo civilizado también se notaran los efectos, pero lo de España fue especialmente flagrante. A ese grito de guerra que fue “¡que se jodan las discográficas!”, la gente empezó a descargar con auténtica fruición gigas y gigas de música (que nunca serían escuchados), con el consiguiente colapso de tiendas de discos (de todos los tamaños) y de discográficas, desde las más potentes hasta la más pequeña y voluntariosa.

Lo mismo sucedió con la prensa en papel. Esta vez, la consigna era “todo está en Internet”, algo que no dejaba de ser una excusa de baratillo para ocultar la realidad, esa de que en España la palabra que mejor funciona es “gratis”. ¿Para que nos íbamos a gastar unos euros en una revista, cuando con unos simple clicks de ratón nos podíamos poner al día de actualidad musical? La verdad es que, de manera un poco ilusa, por unos momentos me pensé que los dos medios podrían convivir, con lo digital ofreciéndonos información más inmediata y más escueta, y con lo físico ofreciendo profundidad y fondo a los artículos y entrevistas. Poco tardé en darme cuenta de que esto último le daba igual al personal, y las ventas de prensa en papel están bajo mínimos. Y que ningún españolito se me sulfure, por favor; ni me vengáis con milongas de la crisis económica, que las entradas para festivales y conciertos de estadio se agotan en horas y precisamente precios populares no tienen.

team-rock-news

Por eso me sorprende lo acaecido con Team Rock: estaba convencido de que en la Pérfida Albión habían sabido encontrar el balance correcto entre lo nuevo y lo clásico. Pero no, y esto me lleva a pensar –dejando de lado a España- que las costumbres han cambiado mucho, y que hay unas nuevas generaciones de melómanos que tienen otros intereses. Los adolescentes interesados en el rock han crecido con otros valores. Muchos no han conocido o no le dan importancia al hecho de pagar por la música, pues está todo en la red, con acceso ilimitado… tiene lógica que no conciban pagar por ello. La música la escuchan en móviles o iPods, para ellos ya es suficiente; hablarles de discos físicos o equipos Hi-Fi es como hablarles de la comunicación a través de palomas mensajeras. Y lo mismo sucede con la información relativa a la música: tienen un mundo lleno de posibilidades para su entretenimiento. Cualquier novedad relativa a sus bandas favoritas está despachada en tres líneas en cualquier web, no tiene sentido perder tiempo leyendo una revista, no necesitan más. Ahora las nuevas generaciones derivan sus gastos musicales hacia los conciertos en directo, y especialmente hacia festivales, donde por una cantidad ‘razonable’ de dinero pueden ver a un puñado de sus bandas favoritas en el mismo recinto.

Las nueva tecnologías han roto el relevo generacional tal como lo conocíamos, las mismas costumbres melómanas ya no pasan de padres a hijos, pueden pasar los mismo gustos, pero no la manera de asimilarlos. Y la caída de Team Rock es prueba de ello, el rock sigue siendo relevante, pero de una manera diferente. Las posibilidades son tan infinitas, que ahora el rock ya no cambia vidas, simplemente pone una banda sonora molona. Y, amigos, si el gran grupo británico ha caído, nadie está a salvo, eso que os quede claro. El futuro ya ha llegado.

XAVI MARTÍNEZ

 

Share

You may also read!

EL HOMBRE QUE IBA A CASA DEL DENTISTA Y OTROS CUENTOS INÉDITOS (Enrique Jardiel Poncela)

(Biblioteca Nueva) De vez en cuando, como quien no quiere la cosa, uno se tropieza con tesoros escondidos, joyas

Read More...

MOONLOOP + PERENNIAL ISOLATION + FACE THE MAYBE (Bóveda, Barcelona 12-05-2017)

El pasado viernes 12 de mayo asistimos a la presentación de ‘Devocean’, el último trabajo de Moonloop, en la

Read More...

5 CONTRA 1: NACHO PARA (BANTASTIC FAND)

Hablar de Bantastic Fand es hablar de uno de los mejores grupos de Americana de este país, si no

Read More...

2 commentsOn TEAM ROCK: ESTO ES SÓLO EL PRINCIPIO

  • Un caso extraño el de Team Rock, Xavi. Si eres seguidor de Classic Rock, recordarás que meses atrás montaron una auténtica vacanal en Tokyo con motivo de la entrega de sus premios anuales, con una ceremonia que riete tú de los Grammy. Imagínate lo que debieron gastar en billetes de hotel, pernoctaciones, agapes, alquileres … una burrada que hacía pensar que las finanzas de Team Rock iban viento en popa. Y unas semanas después se declaran en bancarrota!
    Creo que se ha tratado más bien de un caso de una pésima gestión económica y de un seguido de decisiones empresariales erróneas “a la española”, que no un simple problema de ventas de revistas o de ingresos publicitarios. Fijate que rápido han sido adquiridas todas las cabeceras por su antigua editora!
    El problema de las costumbres de las nuevas generaciones es algo sin solución, cierto, pero tengamos en cuenta que todavía, demográficamente, el grueso de la población “occidental” tiene entre 35 y 60 años, generaciones de rock n’ rollers que han crecido con el papel y que seguirán acudiendo al quiosco hasta el final de sus días. Al fin y al cabo, hablamos de una media de 5 euros al mes. Quedan muchas revistas por vender!

  • Una pena. Y otro síntoma de lo que hay. Ya lo dices todo tú.

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu