TAMI NEILSON (Barcelona, Rocksound 09/09/18)

Tenía ganas y curiosidad por enfrentarme a un concierto de la canadiense Tami Neilson, no sólo por la calidad contrastada que hay en sus grabaciones de estudio, sino también para poder ver cómo llevaba a las tablas una propuesta tan exuberante y heterogénea. Pues bien, una vez empezado el recital uno se daba cuenta que esta excepcional vocalista obligada a usar el mínimo común denominador de banda (guitarra, bajo y batería) le da protagonismo a lo que realmente importa; su privilegiada garganta.  Con esta premisa en mente Tami se subió al escenario y en clave soul y jazzy y empezó a desgranar las piezas más sentidas  de su repertorio tras acometer la inicial y soulera “Miss Jones”. Sublime las taciturna “Devil In a Dress”, “A Woman’s Pain” y “One Thought Of You”. Su voz y carisma atrapaban al público y la cosa se iba viniendo hacia arriba. El repaso a su discografía se vio ornado por la elegancia de su banda (al tocar y vestir) y el talento de Tami para conectar con el público, una dicharachera storyteller en toda regla que hacía que sus diálogos fueran tan de agradecer como las canciones que estaban tocando. También nos obsequió con momentos para el baile con la exótica ‘Bananas’ o el rockabilly de pureza contrastada de “Come Over” o “Kitty Cat”. Una genuina fiesta retro en que la cantante vista la entusiasta reacción del público iba dando lo mejor de sí misma, y hasta un poco más. El concierto poco a poco iba llegando a su fin, con una recta final sosegada y calmada con “Smoking Gun” o el “It’s a Man’s World”  de James Brown, revisión en la que Tami supo estar a la altura de las circunstancias con su poderosa garganta. Tras casi más de noventa minutos sobre el escenario aún hubo tiempo para un bis con “You Were Mine” volviendo a dar otra muestra de soul y dominio de sus cuerdas vocales y escenario. Con los músicos aun tocando Tami acabó el concierto en el puesto de merchandising para darse otro baño de gente. Y por recitales como este se lo merece. Sin duda, las viejas raíces americanas (de dónde venimos casi todos) es raro que fallen.

TEXTO; XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY

Deja un comentario

*