Mötorhead

 
 

MOTÖRHEAD: ‘BAD MAGIC’, NUEVO ÁLBUM A FINALES DE AGOSTO

Hace unos años Lemmy tuvo un encuentro con un ‘seguidor’, este le dijo que no sabía que Motörhead habían publicado un disco nuevo por aquel entonces, el viejo Lemmy le espetó lo siguiente; “Yo sigo publicando discos, pero vosotros no los compráis”. Sabias y realistas palabras, pero el líder de Motörhead ha seguido en sus trece y con más o menos regularidad ha ido publicando nuevas obras de estudio, y así nos plantamos en pleno 2015 en el que veremos en las tiendas una nueva obra del legendario trío (producido por Cameron Webb) menos de dos años después del recomendable ‘Aftershock’. El trabajo se publicará este próximo 28 de agosto y llevará por nombre genérico ‘Bad Magic’, contendrá una docena de canciones nuevas más una revisión del ‘Sympathy For The Devil’ stoniano y también se ha hecho pública su portada que reproducimos al principio de este texto. Al menos pareceLeer Más


MÖTORHEAD ‘Live At Brixton ’87’

Cuando Lemmy decidió editar en 1994 este directo ofrecido en el Brixton Academy en 1987, muchas cosas habían pasado en el Rock n Roll y en el mundo del Heavy Metal en general. Todos sabemos cómo, a finales de aquella década, junto con unos álbumes de Hard Rock de calidad infinita ofrecidos por Whitesnake, Mötley Crüe, The Cult, Guns N’ Roses, Aerosmith, Dokken y un amplio abanico de bandas, el Metal estaba cambiando vertiginosamente. Como bien apuntó un compañero en su brillante reseña de ‘Orgasmatron’, el Heavy se estaba volviendo cada vez más duro, rápido y agresivo; bandas como Saxon, Iron Maiden, Judas Priest y muchos nombres de la ‘New Wave’ del género ya no estaban solos. De la costa oeste de Estados Unidos, caminando de la mano en cuanto a fertilidad se refiere con el Hard Rock californiano, la Bay Area y sus bandas de Thrash nos mostraron hastaLeer Más


LEMMY NOS ENTERRARÁ A TODOS

Resulta curioso, por no decir irritante, cómo la supuesta decadencia de nuestros ídolos puede disparar tantos comentarios, tanto morbo, tanta inútil necesidad de dejar constancia antes que nadie (en posts, blogs y demás vehículos diseñados para magnificar egos en la red de redes) que uno está siendo testigo de un hecho muy-muy chungo que hace referencia a alguien que todos queremos mucho-mucho. Más que invitar al debate, instigan a la patada en los cojones. Porque asuntos así tocan la moral y las pelotas. En los últimos días, parece que lo que más se lleva es apuntar al deteriorado estado físico del bueno de Lemmy Kilmister. Joder, Lemmy. Sí, ese mismo Lemmy, porque no hay otro. Ese grande que lleva toda la vida acelerando, que se la ha jugado una y mil veces, y que encima es diabético, y tiene verrugas feas en la cara. Ese mismo. Qué fácil resulta pontificarLeer Más