SOUNDGARDEN ‘King Animal’

In DISCOS, RESEÑAS

king-animal-1352753486(Vertigo)

¡Ah, las reuniones de bandas intocables! Por un lado, deseas que nunca se produzcan, a fin de no comprometer legados sin mácula, pero tampoco puedes evitar sentir que ciertos artistas, a pesar del paso de los años y/o los posibles tropezones dados durante todo ese lapsus de tiempo, siempre pueden estar a la altura de las circunstancias. También puedes esperar que el regreso de turno se convierta en fiasco, para esgrimir un “ya os lo dije” que no lleva a ningún sitio, porque el contexto –el antes y el ahora, el negocio discográfico y demás zarandajas- nunca dejará de cambiar, exactamente igual que nosotros cambiamos con los años. Pero vayamos al grano: resulta que ahora, a pesar de mil y una negativas, Soundgarden también han decidido tener una segunda vida, tres lustros después de haber colgado los guantes. King Animal se llama la nueva carta de presentación, abriendo un curioso vórtice temporal entre una época que no volverá y un presente que no se auguraba tan coherente y brillante. Porque el nuevo disco de los de Seattle suena exactamente como si se hubiera grabado a finales de los noventa, como la continuación lógica de un oscuro Down On The Upside que no obedecía a las directrices multicolores del sugerente Superunkwown, álbum que a su vez se desmarcaba del metal intelectual del explosivo Badmotorfinger, el cual ya iba en una direcc… [ya pilláis la idea]. Porque Soundgarden siempre han sonado a Soundgarden a pesar de no haberse repetido jamás; y por supuesto, ahora tampoco iba a ser una excepción. Aquí hay rock monolítico que parece pedir disculpas por el tiempo perdido (“Been Away Too Long”), apabullantes ejercicios rítmicos marca de la casa (“By Crooked Steps”, “Non State Actor”), pasajes inquietantes de una extraña catarsis (“Bones of Birds”, “Eyelid’s Mouth”), blues corrupto y reptante (“Rowing”)… Thayil, Cameron, Shepherd y –un finalmente recuperado- Cornell se olvidan de tonterías, uniendo de nuevo las fuerzas en un nada forzado borrón-y-cuenta-nueva a la altura de su propia y peculiar leyenda. Sin más etiquetas ni definiciones que la poderosa suma de sus partes, King Animal todavía hace gala de una química única entre sus cuatro miembros (incluso sus temas más estrictamente cornellianos, “Black Saturday” y “Halfway There”, pueden calificarse de notables), haciendo patente –como suele decirse- que la espera ha valido la pena. ¡Y de qué manera! Un regreso al futuro en toda regla.

ALBERTO DIAZ

You may also read!

KARL OVE KNAUSGARD ‘Tiene Que Llover’

(Anagrama / L’Altra Editorial) La prosa de Knausgard (Oslo, 1968) parece sencilla, pero es realmente elaborada y magnética; no

Read More...

BLACKFIELD ‘V’

(KScope / Top Artist) Paralelamente a Porcupine Tree, el guitarrista y cantante Steven Wilson formó junto al israelí Aviv

Read More...

STEVEN WILSON ‘To The Bone’

(Caroline) Ya queda atrás su etapa con Porcupine Tree y también sus dos primeros discos en solitarios (más instrumentales

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu