SOEN ‘Lykaia‘

In DISCOS, RESEÑAS

(UDR Music/Background Noise)

Quizás haya que comenzar a pensar en Soen de otra manera más imaginativa que la ya sobada fórmula de “banda del ex batería de Opeth, esa que se parece tanto a Tool”. Habrá que hacerlo, porque dicha aseveración ya sobrepasa el cliché y no le hace justicia. Cierto es que Martín López no puede cambiar su pasado, y tampoco podemos ignorar sus influencias más obvias (siguen ahí y no las ocultan), pero Soen acumulan suficientes méritos propios como para empezar a ser considerados una realidad contundente y un nombre a tener en cuenta entre la cada vez más larga lista de bandas metaleras que funden sus fronteras con el prog más ambiental e introspectivo. Para entendernos, Soen están más cerca de la búsqueda de la emotividad de Porcupine Tree que de las estructuras intrincadas y pirotécnicas de Dream Theater. El virtuosismo de sus miembros -todos son diestros con sus respectivos instrumentos, sin duda- está puesto a disposición de la canción, huyendo del exhibicionismo vacuo y buscando la conexión, digamos, espiritual con el oyente. ‘Lykaia’ es de aquellos discos que se plantean como un viaje. De aquellos que, cuando acaban, no recuerdas demasiado por dónde has deambulado, pero tienes la certeza de que ya no eres el mismo que cuando lo iniciaste. Y vuelves a empezar, una y otra vez, descubriendo mil detalles que no habías captado anteriormente. Quizás la voz suave y controlada de Joel Ekelöf dé esa falsa impresión de uniformidad, una idea que se diluye a medida que profundizas en el trabajo. La floydiana “Lucidity” (un prodigio de control y gusto por las melodías de ensueño), poco tiene que ver con la tormenta furiosa de ‘Sister’. Cada tema respira y nos muestra a una banda extremadamente compacta, consciente de sus habilidades y segura de sí misma. Saben lo que quieren y va a por ello sin vacilación alguna. Desde la inicial ‘Sectarian’ hasta la concluyente ‘Paragon’ (otra referencia floydiana donde todos brillan con luz propia, especialmente Marcus Jidell, espectacular con su guitarra), pasando por ‘Opal’, ‘Orison’, o la preciosa ‘Jinn’ (y sus referencias a la música oriental) este trabajo no tiene desperdicio alguno. Ni sobra ni falta nada. Ocho temas como ocho gemas, sin concesiones a la frivolidad ni de cara a la galería. Ésta es su oferta y, si la quieres, tendrás que acercarte, porque, visto lo visto, ellos no piensan moverse de sus posiciones. Un buen planteamiento que, con toda seguridad, nos dará muchas más alegrías en el futuro, si consiguen consolidar sus raíces como merecen y expandir sus ramas hacia horizontes nuevos. De momento, notable alto. Seguiremos pendientes de su evolución.

YURI VARGAS

You may also read!

KARL OVE KNAUSGARD ‘Tiene Que Llover’

(Anagrama / L’Altra Editorial) La prosa de Knausgard (Oslo, 1968) parece sencilla, pero es realmente elaborada y magnética; no

Read More...

BLACKFIELD ‘V’

(KScope / Top Artist) Paralelamente a Porcupine Tree, el guitarrista y cantante Steven Wilson formó junto al israelí Aviv

Read More...

STEVEN WILSON ‘To The Bone’

(Caroline) Ya queda atrás su etapa con Porcupine Tree y también sus dos primeros discos en solitarios (más instrumentales

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu