SIX PACK: URIAH HEEP

Este pasado cuatro de noviembre falleció Ken Hensley; teclista y principal fuerza creativa de Uriah Heep durante su etapa más clásica. Así que para honrar su memoria y recordar su figura rememoraremos los seis discos más significativos del combo británico. Pero como muchas veces se dice, una banda es más grande que la sola suma de sus componentes, y por eso también se incluirán un par de álbumes en los que ya no estaba el malogrado teclista, como prueba de que supieron mantener el tipo en casi todas sus épocas. Así que sin más dilación nos adentramos en el siempre fascinante mundo de Uriah Heep.

‘Salisbury’ (1971)

Si bien en su debut “…Very ‘Eavy…Very ‘Umble” ya apuntaban muy buenas maneras, aún se mostraban un poco diletantes y Ken Hensley todavía no había cogido el timón compositivo de la banda. Pero fue en ‘Salisbury’ donde todo cogió el tono adecuado y donde nos entregan el primer clásico de su carrera. El Hard Rock con influencias progresivas y líricas ya empieza a ser el santo y seña del grupo; “Bird Of Prey” abre de la manera más Uriah Heep posible el disco, y “Time To Live” y “High Priestess lo corroboran. Culminan el estupendo conjunto la inmortal y tarareable balada “Lady In Black”, y ese tour de force hard/prog con orquesta incluida que da nombre al disco que suena vibrante, lúcido y con mucha sustancia. Nada que ver con los excesos vacuos de algunos compañeros suyos de generación.

‘Demons And Wizards’ (1972)

El estilo Uriah Heep elevado al máximo común denominador, donde todo cuadra y cada uno de los miembros brillan por separado y en conjunto. Decir que la manera de cantar de David Byron es exquisita es quedarse corto. Los teclados de Hensley protagonizan casi todo el disco, pero muy bien acompañados por esa guitarra tan llena de Wah-wah de Mick Box. ¿Y qué se puede decir de las canciones? Ken Hensley está en un estado de gracia óptimo; “The Wizard”, “Circle Of Hands”, “Rainbow Demon”…Y por supuesto el clásico Heep por antonomasia “Easy Livin’”, corta y directa como pocas. El disco de Uriah Heep que todo el mundo debería poseer o escuchar al menos una vez en la vida.

‘The Magician’s Birthday’ (1972)

Siempre he considerado a ‘The Magician’s Birthday’ como al hermano gemelo de ‘Demons And Wizards’, de hecho se podrían haber publicado como un álbum doble sin ningún problema. La misma temática de corte fantasioso, el estilo Heep en su máxima expresión y una colección de canciones de primer nivel; la épica “Sunrise”, el rock acústico de “Blind Eye”, el hard/prog de manual de “Sweet Lorraine” y ese maravilloso final con el tema título del disco. Más de diez minutos de lirismo, cambios de ritmo y de rock progresivo en el mejor sentido del término. A partir de aquí y viendo que no podían llevar su estilo clásico y personal más allá optaron por fórmulas más sencillas pero igual de válidas.

‘Innocent Victim’ (1977)

Ya con David Byron fuera de la banda por sus problemas con el alcohol se subió a la nave otro vocalista de gama alta; el ex Lucifer’s Friend John Lawton. Y si bien el primer disco que grabó con Uriah Heep ‘Firefly’ es recomendable la química funcionó a tope en ‘Innocent Victim’. Dejado ya de lado el hard progresivo el combo se centra en un rock más directo y ciertamente ecléctico, y encontramos soft rock (“Keep On Ridin’”), hard rock clásico (“Cheat’n’Lie”) y hasta influencias americanas como “Free Me” donde suenan como unos Eagles pero con más músculo. Pero quien tuvo y retuvo y las reminiscencias de su sonido clásico aún están como prueban “Flyin’ High” y la demoledora “Free’n’Easy”.

‘Abominog’ (1982)

Disco famoso por su ‘abominable’ portada, pero de melódico y superlativo contenido. Ken Hensley ya había tomado las de Villadiego descontento por la dirección musical que tomaba la banda. Pero es que ninguna pega se puede poner al contenido de este álbum. Con Peter Goalby a la voz y John Sinclair a los teclados el quinteto le da preponderancia al AOR y la melodía tan en boga de aquella época, pero sin perder su filo hard rock, y la jugada les sale perfecta. Tira de todo el conjunto la clásica “Too Scared To Run’, pero “On The Rebound”, “That’s The Way It Is” o “Running All Night (With The Lion)” son también canciones que valen su peso en oro. Una reconversión perfecta.

‘Wake The Sleeper’ (2008)

Un retorno de aquellos que se recuerdan. Tras diez años de sequía discográfica el dormilón se despertó y en una buena forma envidiable. Lejos quedan ya los experimentos y el quinteto se centra en ser los mejores Uriah Heep posibles para el nuevo milenio, y por supuesto lo consiguen. Sonido con preponderancia de órgano Hammond y de la eterna guitarra de Mick Box, hasta el vocalista Bernie Shaw encuentra su tono correcto para la banda, cosa que antes no parecía haber conseguido. Y además buenas canciones que presentan, el demoledor, cuasi instrumental y directo tema título, “Tears Of The World”, “Book Of Lies”…Muy buen bagaje para un quinteto con tanta historia a sus espaldas. Y es que sabe más el diablo por viejo…

XAVI MARTÍNEZ

Foto página principal: Michael Putland

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*