SIX PACK: NEIL YOUNG

¿Discos recomendables de Neil Young? Dejando de lado la coña y eterna pregunta, el canadiense ha cumplido hace muy poco tres cuartos de siglo de vida, y es algo que había que celebrar un poco. Así que aquí os presentamos una selección de los álbumes que pensamos pueden ser los discos para familiarizarse con su carrera. Obviamente con una carrera tan extensa y rica como la de Neil Young se podría incluir muchos más discos, pero estos son los seleccionados.

Everybody Knows This Is Nowhere (1969)

Si bien su primer álbum en solitario, su homónimo debut de unos meses antes ya mostraba maneras y serios apuntes de lo que podía llegar a ser la carrera en solitario del ex Buffalo Springfield, es en este ‘Everybody This Is Nowhere’ donde todo explota, y ¡de qué manera!.Su primera incursión discográfica junto a Crazy Horse, y el resultado sigue siendo memorable más de medio siglo después. El rock árido y espeso, la distorsión y las grandes canciones marcan el devenir del disco. Impagable la inmediatez de ‘Cinammon Girl’, los deliciosos desvaríos de la inabarcable “Down By The River” o la orgía eléctrica de ese monstruo que es “Cowgirl In The Sand” Pero también hay lugar para la marca acústica de la casa o el country rock de altos vuelos como es “The Losing End (When You’re On)”. El caballo loco montado por un canadiense y a galope tendido. XM

Harvest (1972)

Nuestro canadiense favorito, a pesar de una carrera con altibajos (lógicos, teniendo en cuenta su longevidad, aún en activo), será recordado por tener en su haber una trayectoria de las más ricas y abundantes de todos los tiempos. Pero imaginémonos que por el contrario su carrera se redujese a un solo disco y ese hubiese sido el que nos ocupa; pues pienso el mundo hubiera perdido mucho, pero apuesto a que nuestro querido Neil hubiese pasado de todas formas a la historia por ser uno de los grandes. Porque amigos, esto es más que un gran disco, esto es una obra de arte en toda regla. Existen pocas cosas tan placenteras como dejar caer la aguja sobre este vinilo y dejarse llevar por la magia de canciones como “A Man Needs a Maid”, “Heart of Gold”, “Old Man” o “Words”. Este disco rebosa tanta belleza que, a pesar de ser una de sus obras más íntimas y reposadas, uno no llega a echar de menos al Young más eléctrico y salvaje, ese que tanto nos gusta, al escucharlo. JPG

Zuma (1975)

En los setenta Neil estaba en pleno estado de gracia, y ‘Zuma’ resulto ser uno de los mejores discos de aquella gloriosa etapa. Un disco redondo e inspiradísimo, donde su creador, acompañado por sus caballos locos preferidos, se mueve como pez en el agua entre el Country Rock, el Rock más clásico y la rudeza del Hard Rock 70’s. Ahí están canciones emblemáticas de su repertorio como “Don’t Cry no Tears”, “Pardon my Heart” o “Stupid Girl”, pero si tuviese que destacar alguna de este lote, esa sería la mítica “Cortez The Killer”, con sus casi ocho minutos de hipnótica e incomparable belleza. JPG

Rust Never Sleeps (1979)

Grabado en directo en 1978 en la gira del mismo nombre, donde el bueno de Neil incluyó mucho material nuevo y que conforma el grueso de este disco, al que se le quitaron las pistas con sonido de audiencia para presentarlo como si fuera un nuevo disco de estudio. El resultado por supuesto es excelso, y Neil Young junto a Crazy Horse nos ofrece lo mejor de sus dos principales mundos; el acústico y el eléctrico (o el folk y el rock si se quiere decir así). El disco gira alrededor del díptico “My My, Hey Hey (Into the Blue)/Hey Hey, My My (Into The Black)”, a la postre una de sus canciones más memorables e instantáneas tanto a nivel musical como lírico. Pero el resto del material no es para despreciar, las folkies “Pocahontas” o “Ride My Llama” son tan reposadas como intensas. Y cuando se da rienda suelta a los vatios “Powderfinger” y “Welfare Mothers” muestran que la electricidad puede ser bella y abrupta a la vez. Y recordad, siempre es mejor arder que irse apagando. XM

Ragged Glory (1990)

Si en discos como ‘This Note’s For You’ o ‘Freedom’ nuestro hombre volvía a centrarse después de una etapa un tanto confusa, fue con este ‘Ragged Glory’ cuando demostró que, si se lo proponía, era capaz de volver a grabar discos a la altura de sus clásicos de los setenta. Las guitarras volvían a rugir, como en los viejos buenos tiempos, en una serie de canciones que tiraba de espaldas: “Country Home”, “Over and Over”, “Mansion on the Hill”, “Love and Only Love”… irresistibles tonadas en las que tío Neil canta de maravilla, con esa naturalidad que le caracteriza. Y qué decir de esos desarrollos instrumentales donde las guitarras, tan caóticas como brillantes, nos hacen levitar. Y es que nunca nadie le respaldó tan bien como sus compadres de Crazy Horse que, con su ayuda, logró crear una de las grandes obras de la época. JPG

Harvest Moon (1992)

Tras el éxito de crítica y público de ‘Freedom’ y ‘Ragged Glory’ y recuperándose de unos problemas de acufenos Neil decide darse un respiro eléctrico y volver a al sonido y sentimiento de discos como ‘Harvest’ o ‘Comes a Time’, con gran parte de los músicos usados en el primero y con el mismo equipo analógico. Y si bien el resultado no es tan superlativo como en ‘Harvest’, sí que se trata de un disco a tener muy en cuenta. Moviéndose como pez en el agua entre el folk y el country rock el canadiense nos regala una serie de canciones de belleza extrema como “Unknown Legend”, “From Hank To Hendrix”, el mismo tema título, “War Of Man” o “One Of These Days”. Una delicia de disco muestra a un Neil Young pletórico tanto musical como compositivamente en el ecuador de su carrera. XM

XAVI MARTÍNEZ & JUANVI PEDRO GILABERT

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*