SIX PACK: MIGUEL RÍOS

Por muy mal que les sepa a algunos, Miguel Ríos es una figura inevitable a la hora de hacer balance de la historia del rock en este país. Oficialmente, ya está retirado (aunque hay próximo disco de estudio a la vista) y sus mejores tiempos ya quedaron atrás hace mucho, pero su rol de pionero y de animal escénico hacen necesario rememorar su figura y algunos de sus mejores momentos (que no son pocos). También es cierto que ha dado unos cuantos palos de ciego, pero se antoja también como algo normal en una carrera tan extensa y lo que toca es recordar ahora mismo algunos de sus grandes logros discográficos. Algunos quizás no estaréis de acuerdo con la selección, pero se ha intentado englobar su heterogénea trayectoria con sus discos más representativos y también pivotales.

LAHUERTAATOMICALa Huerta Atómica (1976)

Máxima expresión de la influencia del rock progresivo en la carrera del granadino. Epopeya ecológica conceptual sobre la presencia de bases americanas en la piel de toro, todo en este disco hace pensar en los Genesis de Peter Gabriel y se antoja como uno de los discos imprescindibles de Miguel. La única pega es que quizás la música está demasiado subyugada al devenir de la historia. Extraño y surrealista, pero de obligada escucha para entender la evolución del cantante.

Canción imprescindible: “Buenos Días, Superman”, nada velada puya al imperialismo yanqui a ritmo de robusto y enrabietado prog.

los viejos rockerosLos Viejos Rockeros Nunca Mueren (1979)

Primer álbum de la etapa por la que nuestro protagonista va a ser principalmente recordado, en la que deja de lado la experimentación y se centra en hacer rock sin ningún tipo de aditivos. Temas directos y robustas baladas son las directrices que explotaran de manera sobresaliente en las siguientes entregas. Aún así, este disco es una maciza primera piedra que, por repertorio y actitud, resiste perfectamente el test del tiempo.

Canción imprescindible: “Un Caballo Llamado Muerte”, explícito alegado anti jaco lleno de furia rockera y con un riff de obstinato inolvidable.

rockbumerangRocanrol Bumerang (1980)

¿Su mejor disco en estudio? Muy posiblemente. Por fin, un disco de Rock español conseguía sonar como los americanos o los ingleses, con un sonido espectacular y una producción de lujo. Hard rock, baladas, rock 50’s, rock urbano… perfectos ingredientes para formar un disco impecable. Enorme.

Canción  imprescindible: “Rocanrol Bumerang”, todo un pelotazo de rock duro donde Miguel nos recordaba que, aunque pueda pasar por malos momentos, el rock & roll siempre volverá.

rocriosRock & Ríos (1982)

El mejor disco en directo registrado en este país, sin lugar a discusión. El de Granada y su explosiva banda están en la plenitud de sus facultades y se palpa en un álbum que destila sudor, vatios y rock & roll por todos y cada uno de sus surcos. Una reinvención –más que un repaso- de casi toda su trayectoria que marcó a toda una generación y que ni él mismo ha conseguido superar. Hasta el mismísimo Bob Seger se quedo estupefacto al escuchar semejante catarsis rockera sobre las tablas.

Canción imprescindible: ‘Bienvenidos’, el himno del rock & roll en este país. Guitarras que arden y base rítmica implacable cubren las espaldas un Miguel que resume en poco más de cuatro minutos la historia del rock en este país y, de paso, nos da el necesario cobijo a todos los hijos del rock & roll.

laencrucijadaLa Encrucijada (1984)

Es curioso que su disco más ochentero sea una de sus obras más redondas. A los que nos gusta el Miguel Ríos más rockero, este disco nos chocó bastante (¿dónde estaban las guitarras?). Sí, nuestro protagonista tampoco pudo resistirse a la década de los sintetizadores, y a algunos nos costó aceptarlo, pero solo hicieron falta unas pocas escuchas para darnos cuenta de que en él se encuentran algunas de las mejores canciones que Miguel haya puesto su inimitable voz.

Canción imprescindible: “Todo a pulmón”, o el dolor convertido en belleza en una de sus baladas definitivas.

1988Miguel Ríos (1988)

En este trabajo Miguel se quita los pantalones de cuero y se viste de gala, cual crooner norteamericano,  dejando que su clásico rock & roll se fusione con la elegancia del swing, el blues o el jazz. Grandes canciones completan un disco que rebosa talento y clase a raudales, entrando de lleno en una acertada fase de madurez que aún llevaría más lejos diez años después con el también fantástico directo “Big Band Ríos”.

Canción imprescindible: “Mientras que el cuerpo aguante”, puro swing, en una inolvidable canción donde Miguel nos relata la historia de una mujer que necesita salir a quemar la ciudad y sentirse libre mientras, eso sí, que el swing vaya por dentro.

XAVI MARTÍNEZ & JUANVI PEDRO GILABERT

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*