SIX PACK: KING CRIMSON

In SIX PACK

Aunque el dinosaurio progresivo no saca disco en estudio desde el año 2003 (‘The Power to Believe’, una torrencial mezcla de metal industrial con elementos de vanguardia), su guitarrista y guía espiritual e intelectual Robert Fripp lo ha sacado de la hibernación y actualmente está de gira por Europa (pasa por Madrid los días 21 y 22 de noviembre en el Palacio Municipal de Congresos, y los días 24 y 25 en el Auditori del Fòrum de Barcelona). Su discografía cuenta con trece discos en estudio, al margen de proyectos paralelos (los denominados projeKcts), EP’s, recopilatorios, y un sinfín de grabaciones en vivo (con maravillas como ‘The Great Deceiver’, cuatro CDs llenos de suculentas improvisaciones en 1973/74). Aquí van seis de sus mejores trabajos de estudio.

in_the_court_of_the_crimson_king

‘In The Court of the Crimson King’ (1969)

Sorprendente mezcla del bucolismo hippie de unos Moody Blues (caso de “I Talk to the Wind” o “Moonchild”) con las osadías sonoras del John Coltrane más lunático, como evidencia el jazz rock de frenopático que es “21st Century Schizoid Man”: la familia Manson bien podría haberse inspirado en esta volcánica pieza (en vez de en “Helter Skelter” de los Beatles) para cometer su tristemente célebre matanza. Hasta el propio Pete Townshend se deshizo en elogios cuando apareció este álbum totémico. Uno de los debuts más potentes de la Historia del Rock y con una portada que hace que “El Grito” de Munch parezca una caricatura.

xking_crimson-islands-frontal‘Islands’ (1972)

Inspirado en las Islas Baleares, “Islands” mostraba la evolución de Fripp como compositor, después de dos discos considerados de transición. De la placidez de “Formentera Lady” y el tema que da título al disco, al vendaval sonoro que transmite “Sailor’s Tale” (con un solo de guitarra antológico), pasando por las sugerentes “The Letters” y “Ladies of the Road” (un homenaje a las groupies). Además, Fripp se descuelga con un tema único en toda su carrera, “Prelude: Song of the Gulls”, una exquisita pieza de cámara que podría haber sido compuesta un par de siglos antes.

king-crimson-larks-tongues-in-aspic

‘Lark’s Tongues In Aspic’ (1973)

En esta etapa, King Crimson dejan atrás los apuntes jazzísticos (y los arreglos de viento) y se empapan de la música centroeuropea y de vanguardia (incorporando el violín). El tema que da título al disco se divide en dos partes, la primera de las cuales es una de las composiciones más subyugantes y cautivadoras del grupo, mientras que la segunda (precedida por la tensa “The Talking Drum”) abre puertas a una nueva manera de componer de Fripp. El disco también contiene una de las canciones clave de esa época, “Easy Money”, además de la mágica “Exiles” (evocando los pasajes sinfónicos de ‘In the Court of the Crimson King’) y la bellísima “Book of Saturday”, con un hipnótico solo de guitarra grabado al revés.

red_king_crimson

‘Red’ (1974)

En la gira de 1973, la banda a menudo fue emparentada más con el rock duro que con el progresivo. Y es que en directo la base rítmica formada por John Wetton (bajo y voz) y el ex Yes Bill Bruford (batería) sonaba demoledora sin seguramente pretenderlo (Bruford siempre dijo ser más un batería de jazz que hacía rock). Citado por el icono grunge por excelencia Kurt Cobain, ‘Red’ contiene tres temas soberbios de duración corta, una de sus telepáticas improvisaciones (“Providence”) y “Starless” (con el mágico melotrón), que concentra como pocas composiciones del grupo la belleza y el terror en una mezcla sobrecogedora.

king_crimson-discipline‘Discipline’ (1981)

Cambio de década y lenguaje musical renovado: minimalismo (con Steve Reich como referente), polirritmia africana, el gamelán balinés y unas gotas prestadas de Talking Heads. Fripp recuperó a Bruford y contó con dos músicos norteamericanos: el estratosférico guitarrista y cantante Adrian Belew y el formidable bajista/stickista Tony Levin. Canciones como “Elephant Talk”, “Frame by Frame”, “Thela Hun Ginjeet” o la hipnótica “The Sheltering Sky” (inspirada en la novela de Paul Bowles) mostraban todo ese revoltijo de influencias. También la instrumentación estaba a la vanguardia: guitarras sintetizadas, batería electrónica y stick, instrumento híbrido de bajo y guitarra.

king-crimson-thrak‘Thrak’ (1994)

En pleno auge del grunge a un lado del Atlántico y del brit-pop al otro, el grupo ofrece una buena dosis de progresivo ultra-vitaminado y con esquirlas de rock industrial. El cuarteto de los ochenta se ampliaba con Trey Gunn (stick) y Pat Mastelotto (batería), reinventando la dureza de los tiempos de ‘Red’ en temas como “Vrooom” (título del EP que precedió al disco) o “Thrak”, aunque equilibrándola con momentos calmados, caso de “Walking on Air” o “One Time”. Además, contiene uno de los temas más superlativos de la banda, “Dinosaur”, una especie de “I Am the Walrus” pasado por el filtro crimsoniano. ¿Y de qué va exactamente el disco? Como dijo Fripp: “56 minutos y 39 segundos de canciones sobre amor, muerte, redención y tíos maduros que tienen erecciones”.

JORDI PLANAS

Share

You may also read!

EL HOMBRE QUE IBA A CASA DEL DENTISTA Y OTROS CUENTOS INÉDITOS (Enrique Jardiel Poncela)

(Biblioteca Nueva) De vez en cuando, como quien no quiere la cosa, uno se tropieza con tesoros escondidos, joyas

Read More...

MOONLOOP + PERENNIAL ISOLATION + FACE THE MAYBE (Bóveda, Barcelona 12-05-2017)

El pasado viernes 12 de mayo asistimos a la presentación de ‘Devocean’, el último trabajo de Moonloop, en la

Read More...

5 CONTRA 1: NACHO PARA (BANTASTIC FAND)

Hablar de Bantastic Fand es hablar de uno de los mejores grupos de Americana de este país, si no

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu