SIX PACK: ELVIS HORRIBILIS (LAS PEORES COVERS DEL REY)

Aprovechando estas festivas fechas, y a colación del terrorífico anuncio de la Lotería de Navidad que tanto ha dado que hablar en las últimas semanas, en Rock On queremos sacar polvo a los sarcófagos de lo innombrable y rescatar seis de las más espeluznantes versiones jamás realizadas de clásicos del Rey del Rock. Un Six Pack que haría enrojecer de rabia al mismísimo Nicolas Cage, vaya. Prepárense, que esto viene fuerte.

Raphael, Montserrat Caballé, David Bustamante, Niña Pastori y Marta Sánchez “Canción De La Navidad” (2013): De críptico y mefistofélico mensaje (“Pon tus sueños a jugar…”), este quinteto de la muerte de cupletistas hispanos redefine la bellísima y apesadumbrada “Always On My Mind” del Rey en un siniestro himno de horror más allá de lo indecible. Lo que en la boca de Elvis era amor y arrepentimiento, en las gargantas de cracks como Raphael, la Caballé y Niña Pastori se torna auténtica abominación y terror cósmico. Al lado de esto, los Primigenios de Lovecraft son más inofensivos que los Carpenters.

 

Fine Young Cannibals “Suspicious Minds” (1985): Uno de los temas definitivos de Elvis, rock adulto supurante de melancolía, es acometido por estos eunucos y lo hacen fosfatina. La atragantada voz del amanerado vocalista inhibe todo atisbo de la testosterona preysleriana y lo convierte en soul pop de regional preferente. La guinda la ponen los insufribles e irritantes coros de otro estrellón de la época, nada más y nada menos que Jimmy Sommerville. Benditos ochentas.

 

UB40 “Can’t Help Falling In Love” (1993): Uno de los peores grupos de reggae de la historia, UB40 se atrevieron con otro de los temas más emblemáticos del chico de Tupelo. Nada queda aquí de la inocencia plasmada por Elvis en la versión original: la nasal voz del vocalista sobre una base reggae de grupo de fiesta mayor perpetra un atentado sonoro sin precedentes sobre la leyenda del Rey del Rock.

 

Pet Shop Boys “Always On My Mind” (1988): Aflautados reyes del sintetizador más colorista y laxo, los londinenses Pet Shop Boys tuvieron la osadía de re-imaginar este pedazo de clásico, disparando el odio de los rockeros más fundamentalistas y marcándose, de paso un rotundo éxito en las listas de singles de la época. Para bien o para mal, hay que tenerlos muy cuadrados para azucarar y llevar a las pistas de baile más locas una confesión tan desgarradora como la de su versión original…

 

ZZ Top “Viva Las Vegas” (1992): La obsesión del trío de Tejas por los ritmos programados y sintetizadores alcanza en esta revisión niveles de delirium tremens. Ritmos absurdos, teclados incoherentes y chirriantes convierten esta jaranera tonada en un engendro difícil de asimilar, y más viniendo del grupo que viene. Ni la guitarra de Billy Gibbons salva este desaguisado.

 

El Príncipe Gitano “In The Ghetto” (2002): O cómo la línea que separa lo bueno de lo malo, la repugnancia extrema del más sentido homenaje, se hace tan fina e imperceptible que pierde todo sentido. O lo tomas o lo dejas, parece aseverar el Príncipe Gitano entre aspavientos folklóricos y gorgoritos en idiomas indefinidos; y es que de esto se trata a la hora de rendir tributo al más grande: de imbuirse de su espíritu henchido de excesos y contradicciones y dejar que éste fluya de la mejor manera posible. Esta versión, extrema y vergonzante, humilde y honesta hasta las trancas, deja al oyente en una delicada tesitura: insulto o respetuosa ofrenda, rebeldía o chaladura, cutrerío o excelsa ponderación… esto es rock’n’roll, señores. An de snou fraiiiissss…!!

 

XAVI MARTÍNEZ & ALBERTO DÍAZ

 

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*