SIX PACK: ACCEPT

In SIX PACK

Cuando toca hablar de Heavy Metal y de los años ochenta (conceptos ligados de por vida), lo habitual y recurrente es pensar en Iron Maiden y Judas Priest. Normal, ya que -dejando de lado su descomunal calidad- ambos tocaron el cielo con la palma de sus manos en tal frívola década en cuestión de popularidad. Y si hubiera que buscar un tercero en discordia para un imaginario podio de medallas, servidor no dudaría ni un momento en colocar ahí a los germanos Accept, banda también estandarte del género a la que sólo la irregularidad laboral y el continuo ir y venir de sus componentes impidió que llegaran mucho más alto de lo que merecían. Así que es de justicia recordar sus grandes logros y obras con este ‘Six Pack’ que ahonda en todas sus etapas’ y que también sirve para recordar que el vocalista clásico de Accept Udo Dirkschneider estará de girá este próximo mes de abril en España rememorando este repertorio de ensueño. Mas info aquí.

accept-breaker

‘Breaker’ (1981)

Tras dos discos, ‘Accept’ (1979) y ‘I’m a Rebel’ (1980), recomendables pero poco definitorios, los de Solingen consiguen con este álbum dar el primer paso hacia la primera división metálica. Su estilo empieza a coger cuerpo y las características de su sonido se asientan prácticamente del todo: riffs imponentes, velocidad, potencia, la voz de Udo Dirkschneider -cortante como una motosierra- y, especialmente, grandes composiciones. “Starlight” es su primer himno en toda regla, el tema título es una tren desbocado que apunta hacia un futuro muy próximo, “Can’t Stand The Night” y la furiosa “Son Of a Bitch” calan y dejan poso y “Burning” navega entre el metal y el rock & roll, y no permite que uno deje de agitar su cabeza. Lo mejor aún estaba por venir, pero ‘Breaker’ es el definitivo punto de partida para que en breve la banda saque lo mejor de sí misma.

accept restless and wild

Restless And Wild’ (1982)

El disco que conmocionó a todo una generación. Pocos se quedaron indiferentes cuando escucharon por primera vez “Fast As a Shark”, pues nunca se había escuchado nada tan rápido, furioso y atronador. Uno de los himnos definitivos del heavy metal, y es que todo lo planteado en el anterior ‘Breaker’ se vio corregido y aumentado, especialmente a nivel de contundencia. Los riffs se convierten en cuchillas afiladas, la base rítmica se abre paso como elefante en cacharrería y el pequeño Udo lleva su garganta a límites casi imposibles. El tema título es una apisonadora metálica y el resto del material le va a la zaga, aunque nos dan respiro con el rock & roll de “Get Ready” y se marcan otro himno más pesado que rápido con la machacona y tarareable “Princess Of The Dawn”, que se convirtió desde el minuto cero en otro must de la banda.

Accept balls to the wall

‘Balls To The Wall’ (1983)

Estaba claro que, a nivel de potencia y agresividad sonora, no podían ir más lejos que lo expuesto en ‘Restless And Wild’. Era el momento de replantear parámetros para llegar mucho más lejos, y con ‘Balls To The Wall’ lo consiguieron… ¡y de qué manera! Optan por una producción mucho más limpia, pero sin perder potencia, por trabajar mucho más el riff, en darle mucho más empaque a la sección rítmica y, fundamentalmente, en trabajar sólo con composiciones que sean de matrícula de honor. ¿El resultado? Uno de los mejores discos de heavy metal de la historia. Una reinvención que queda patente en el himno que da título al disco, con un riff mayestático, una base rítmica que tira muros, coros de corte castrense y todo un Dirkschneider que saca a relucir el lado melódico que había usado con cuentagotas en el pasado. Difícil describir en unas pocas líneas la montaña rusa metálica que supuso descubrir este disco en la época, un sonido más accesible que caló muy hondo en todos los metalheads y que nos endosaba una canción perfecta tras otra: “London Leather Boys”, “Head Over Heels”, “Losers And Winners”… En resumidas cuentas, el disco que les hizo poder mirar cara a cara y sin titubeos a Maiden y Priest.

Accept metal heart

‘Metal Heart’ (1985)

Casi se podría considerar a este álbum como el hermano gemelo del anterior ‘Balls To The Wall’. La fórmula había funcionado de maravilla y no quedaba otra que recrearse en ella, pero quizás con un punto más accesible y melódico, patente especialmente en “Midnight Mover” o “Screaming For a Love Bite”. Pero todo lo bueno del disco previo sigue dando resultados óptimos, engrosando su colección de himnos. Canela metálica en rama es lo que contiene el ultra coreable tema título, la enrabietada “Up To The Limit”, la marcial “Too Hight To Get It Right” o la arrogante “Living For Tonite”. Un mar de felicidad metálica que les situó como banda básica del género; lástima que sus pretensiones de entrar al mercado americano echarían todo al traste en muy poco tiempo.

accept-objection-overruled

‘Objection Overruled’ (1993)

Primera reunión tras la ruptura de 1990. Accept aprendieron de sus errores y volvieron por sus fueros metálicos de raíz europea con este disco que podría haber sido la continuación lógica de ‘Metal Heart’. Queda claro con el inicial tema título, por velocidad, acentuado riff y coros marca de la casa. El nivel no es tan de órdago como unos años atrás, pero ningún fan de los teutones quedó decepcionado con un retorno tan poderoso y con canciones tan marca de la casa como “I Don’t Wanna Be Like You”, “Slaves To Metal” o la melódica “Amamos La Vida”. Lástima que este ‘Objection Overruled’ sólo fuera un espejismo: la banda seguía con problemas internos y tras los decepcionantes ‘Death Row’ (1994) y ‘Predator’ (1996) se volvió a disolver en medio de la indiferencia general.

Accept blood of the nations

‘Blood Of The Nations’ (2010)

El retorno para el nuevo milenio y sin Udo Dirkschneider (quien parece no querer saber nada de sus antiguos compañeros), pero con el sustituto Mark Tornillo, vocalista americano de escaso currículum, pero sobradas cualidades vocales. Parecido en tono al pequeño Udo, aún provisto de recursos y personalidad, Tornillo insufla nueva vida al legendario nombre. Obviamente, no es un disco que esté al nivel compositivo de su pasado, pero el uso de todos los gimmicks de la banda, resaltados por la producción de Andy Sneap, hacen de este ‘Blood Of The Nations” un álbum muy recomendable, con una colección de canciones que van a piñón y a la yugular, sin tiempo ni para florituras ni experimentos. Metal sin compasión es lo que encontramos en la hímnica “Teutonic Terror”, “Pandemic” o el tema título, suficiente para los que siempre les hemos echado de menos. De momento, la aventura sigue y tiene en ‘Blood Of The Nations’ su mejor exponente.

XAVI MARTÍNEZ

Share

You may also read!

MR BIG: NUEVO DISCO Y GIRA DESAFIANDO LA GRAVEDAD

Como ya nos avanzó el carismático Eric Martin durante su gira en solitario, Mr Big lanza un nuevo trabajo,

Read More...

BARBARIAN SWORDS + ONIROPHAGUS + TORT (Sala Bóveda, Barcelona 16-06-17)

Devastadora velada de metal extremo, la que vivimos el pasado viernes en la sala Bóveda de la ciudad Condal.

Read More...

9 CHISMES (Santiago Lorenzo / Mireia Pérez)

(Autsaider División Sesuda) A Santiago Lorenzo le conocemos por sus novelas, sus incursiones en el celuloide y también por

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu