SEXO, EXILIO Y ROCK AND ROLL (Ali Eskandarian)

In LIBROS, RESEÑAS

(Malpaso)

Vamos a recapitular porqué la cosa tiene su miga. Ali Skandarian era un músico y escritor americano pero de origen iraní, y llego a Estados Unidos con su familia huyendo del régimen integrista de los ayatolás. Formó parte de la banda de punk rock The Yellow Dogs, que gozó de cierta repercusión en el underground y tristemente fue asesinado a tiros en 2013 junto a dos miembros de su banda por un enajenado músico de otra banda. Pero el malogrado Ali no sólo hacía música, sino que nos dejó también como legado este ‘Sexo, Exilio y Rock & Roll’, un libro en el que las comparaciones con Jack Kerouac y su ‘On The Road’ son más que constantes. Normalmente cuando uno se encuentra ante una comparación de semejante calibre tiende a arquear un poco la ceja, pero una vez finiquitado el tomo hay que reconocer que los símiles no van desencaminados. Se podría afirmar que Ali Skandarian es para el rock & roll lo que Kerouac fue para el be bop y los hípsters (como veis la palabra no es de nuevo cuño). El protagonista de estas páginas nos lleva de gira –siempre a ritmo de rock & roll- por la geografía americana con una prosa bella, profunda, hiriente a veces pero siempre asequible. Mucho sexo, muchas drogas, personajes olvidables pero necesarios y una constante melancolía por ¿la búsqueda del genuino arte? ¿Una vida menos postiza? ¿Por su país de origen y su vida más bucólica llena de aromas? Quizás sea eso, pero hay que reconocer que el malogrado autor es ducho en la descripción de un salvaje rock & roll way of life, te sientes colocado con él, retozas junto a él, viajas con él y deseas que todo esta montaña rusa de sensaciones finalice de una vez, o no. Lo que está claro es que el espíritu de Kerouac y en consecuencia de Neal Cassady están agazapados en todas y cada una de las páginas de esta novela, que logra aunar rock & roll y literatura con una naturalidad pasmosa. De Irán a Estados Unidos y sin billete de vuelta, nadie dijo nunca que el rock & roll iba a ser fácil, pero Skandarian ha logrado sacar oro puro de tan atropellado trayecto.

XAVI MARTÍNEZ

You may also read!

KARL OVE KNAUSGARD ‘Tiene Que Llover’

(Anagrama / L’Altra Editorial) La prosa de Knausgard (Oslo, 1968) parece sencilla, pero es realmente elaborada y magnética; no

Read More...

BLACKFIELD ‘V’

(KScope / Top Artist) Paralelamente a Porcupine Tree, el guitarrista y cantante Steven Wilson formó junto al israelí Aviv

Read More...

STEVEN WILSON ‘To The Bone’

(Caroline) Ya queda atrás su etapa con Porcupine Tree y también sus dos primeros discos en solitarios (más instrumentales

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu