SCHIZOPHRENIC SPACERS/SATURNA (Upload, Barcelona 22/11/19)

Velada de nivel para chequear el estado del rock hecho en España. Y las dos bandas que actuaron dentro del ciclo Curtcircuit tampoco se puede decir que fueran noveles, pero también es cierto que el tiempo que llevan les ha hecho madurar y progresar y sea ahora mismo cuando están en el punto óptimo de ebullición. Sobre la hora prevista salieron a escena Saturna y fueron a lo suyo que es hacer música. Y en eso pocos les ganan, concentrados en sus instrumentos y durante poco más de media hora y con sonido de campanillas (fue la tónica de toda la noche) captaron la atención de todos los asistentes. Presentaban nuevo disco, el muy recomendable ‘Atlantis’ y le dieron un buen repaso al mismo destacando “Black Purple” y “Get Over it” que llenaron la sala de pericia instrumental, buen gusto, sonido retro y buenas canciones. Un combo que ya es una realidad y al que seguir la pista, aunque me da que les va a costar salir de la semi clandestinidad debido a que es poco el público que quiera salir de lo habitual.

Y bien, lo de Schizophrenic Spacers aunque de calidad también más que contrastada fue harina de otro costal. Lo del cuarteto de Viladecans es mucho más visceral y van al grano, sin dejar nunca de lado el espectáculo (dentro de sus posibilidades, claro) He perdido la cuenta de la veces que les he visto en directo, pero creo que puedo afirmar que este recital es de los mejores que les he visto. Imagino que celebrando su veinte aniversario querían estar a la altura de las circunstancias, pero la impresión que me llevé iba mucho más allá. Les vi conscientes de que están en uno de sus mejores momentos, y eso obviamente tenía que repercutir en su salida a escena. Irrumpieron como elefante en cacharrería dando cancha a su reciente y urgente ‘Now’ con “Sexual Blackmail” y “For God’s Sake” que enseguida hizo que el público entrara en el concierto.

Y la cosa aumentó y aún fue a mas cuando salió a escena su guitarrista original Daniel Bañón (ahora en Th’Booty Hunters) y recuperaron temas de sus inicios como “Two Coins In The Bathroom” que sonaron efervescentes y renovadas, imagino que por la sinergia creada entre los músicos. Y es que hay que reconocer que el vocalista Sergio Martos estaba pletórico, quizás sacrificando un poco su parte más entertainer y centrándose más en las tareas vocales lo cual le sentó de maravilla. En medio de la euforia general fueron desgranando un repertorio que mezcló cosecha propia; “Dealin’ With Idiots” o “Montpellier” alternando con esos guiños a todo lo que les gusta como la revisión del “Everyday People” de Sly Stone o el habitual “Walking The Dog”. Y siguieron apareciendo más invitados, como el Del-Tono mayor Hendrik Röver con el que interpretaron varios temas destacando el cachondo “Tres Chicas”. Y faltaba la guinda, que la puso Pere Gené de los seminales e imprescindibles Lone Star que salió escena henchido de felicidad y se aprovechó para reivindicar su legado con entre otras “Gente Joven”.

Objetivo cumplido, el concierto y la fiesta no podía funcionar mejor, pero como cantaban Los Modulos todo tiene su fin. Y este llegó en medio de la euforia generalizada, y con la presencia del guitarrista Javier Ayensa,  con el siempre demoledor “Helter Skelter” que dio paso al imprescindible “Kick Out The Jams” de MC5. Sudor, energía, euforia y todas las ganas del mundo son las conclusiones que uno saca tras semejante derroche escénico de Schizophrenic Spacers. Y es que veinte años no son nada.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*