SAXON ‘Thunderbolt’

(Silver Lining Music)  Y, tres años después, aquí tenemos un nuevo álbum de Saxon. Un disco de ellos en 2018 es como aquel viejo conocido en tu fiesta: nadie le echaría de menos si no estuviera, pero, ¡maldita sea! ¡Te alegras de que haya venido! ¿Es realmente necesario que el incombustible quinteto de Yorkshire edite material nuevo? Si por ello entendemos que el público espera, con el corazón encogido, la última colección de canciones de los de Biff Byfford, es obvio que la respuesta es “no”. Sin embargo, -y esto es muy de agradecer en los tiempos que corren-, Saxon es una banda que jamás ha querido vivir de rentas, y no pasa mucho tiempo sin que nos ofrezcan un nuevo álbum. Y a lo tonto, ya van veintidós trabajos de estudio. Que se dice pronto.

Entrando a analizar el contenido de este ‘Thunderbolt’, estamos, indudablemente, ante otro buen disco de Saxon. Tras la consabida intro, “Olympus Rising”, el no menos obligatorio tema-título resulta bastante eficaz, con todos los guiños de los últimos Saxon a flor de piel. Ahí está la poderosa voz de Byfford, la elegancia de Paul Quinn (sin duda uno de los guitarristas con más estilo de su generación), o la contundencia de Nigel Glocker tras los tambores. A partir de aquí, pues de todo un poco: temas muy conseguidos como “The Secrets Of Flight”, -que recuerda bastante la dinámica de “Power And The Glory”-, o “Speed Merchants”; y momentos no tan conseguidos como la tediosa “Sons Of Odin”, e incluso algo sonrojantes (“Nosferatu (The Vampires Waltz)”. “Sniper” funciona algo mejor, aunque la aparición del vocalista de Amon Amarth empaña un poco el resultado final. Y es que hace bastante tiempo que Saxon se hallan asentados en una especie de “zona de confort”, de la que no acaban de salir. Entendámonos: la capacidad del grupo para componer buenos temas está ahí. Y sus discos más recientes no están, ni muchísimo menos, exentos de calidad; el problema principal es que el enfoque de esos trabajos (que no deja de ser heavy metal puro), coloca a Saxon, a ojos del público, muy cerca de los Blind Guardians, Hammerfalls, y demás escuela power metalera. Combos que, ni en cien vidas, servirían para sacar brillo a la muñequera de Byfford. No obstante, cuando estos tipos se arremangan, son capaces de brindarnos temas tan maravillosos como “They Played Rock ‘N’ Roll”, dedicada al desaparecido Lemmy. Una pieza que podría haber encajado sin ningún esfuerzo en ‘Crusader’ o ‘Power And The Glory’, y que vale por todo el disco.

Con todos sus defectos y virtudes, ‘Thunderbolt’ es otro buen disco en la carrera de Saxon; y, aunque no regresarán nunca a la excelencia de tiempos pretéritos, siempre resultará, como mínimo interesante, lo que tengan que decir en el futuro, a nivel discográfico. ¿De cuántas bandas se puede decir lo mismo?

EDU A. CRIME

Deja un comentario

*