SALA MONASTERIO: ¿CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA?

Imagino que muchos de los que leáis estas líneas ya estaréis al corriente de las noticias sobre la sala Monasterio de Barcelona. Es posible que como parte de un plan municipal se vea abocada a su cierre. Un plan que quiere clausurar todos los locales de ocio nocturno en la zona del Port Olímpic de Barcelona para su reconversión en otro tipo de negocios, menos lúdicos y nocturnos por decirlo de alguna manera. Y parte de razón no le falta al ayuntamiento de la Ciudad Condal, la zona donde está enclavada la querida sala Monasterio ha ido degenerando en el tipo de público que acude a sus opciones de ocio. Y por favor, no seamos tan tontos y clasistas rockeros de echarle la culpa al tipo de música que se programa en esos locales, hacer sesiones de música latina para menear el bullarengue y arrimar la cebolleta no tiene porqué ser motivo de público de baja estofa e intenciones turbias. Es una opción más, tan respetable como ir a un concierto de rock & roll, hay otros locales en Barcelona con el mismo enfoque musical y no tienen problemas. El caso es que sea por el motivo que sea la zona del Port Olímpic (cercanía al mar en la ciudad, turismo fácil de engatusar y desplumar, posibilidad de sexo fácil…) ha conseguido atraer a un tipo de personal poco deseable y con intenciones turbias, y que entiendo que pueda incomodar al ciudadano medio. Y en medio de toda este galimatías urbano se encuentra la querida sala Monasterio, una rara avis en medio de locales de ocio nocturno de dudosa reputación. Y no tengo muy claro que su contrastada actividad cultural pueda servir como atenuante ante un plan municipal, al que no nos engañemos el rock se la trae al pairo.

Foto de Josep Mª Llovera del estupendo concierto de Frantic Amber en la sala Monasterio.

No voy a engañar a nadie, me unen lazos con la sala, siento mucho cariño por todos los que la llevan o han colaborado en su programación (ya sabéis quienes sois), incluso he organizado algún evento y el trato que se me ha dado ha sido siempre exquisito, me he sentido querido y apreciado entre sus paredes. Nunca he dudado en ir cuando me ha interesado su programación y lo pienso seguir haciendo tanto si sigue en el mismo emplazamiento o se traslada, de momento su desaparición no la contemplo. Sin dejar de lado el detalle de su estupenda visibilidad y acústica para disfrutar de un concierto. Y también me gustaría resaltar un detalle muy significativo, los responsables de la sala podían ser vistos habitualmente en otras salas y conciertos, lo cual dice de su pasión por la música.

Pero no todo va a ser parabienes, también toca dar algún que otro tirón de orejas. No a la sala o a sus responsables, pero si a unos cuantos usuarios de redes sociales en este mundo tan globalizado y postizo. No ha faltado tiempo para que muchos empiecen a clamar contra el ayuntamiento, los locales de latineo, o a llenarse la boca con lo necesaria que es la música en directo y salas como Monasterio con su programación musical. Todo muy loable, por supuesto, si no fuera por el cinismo y demagogia de todo el asunto. Jamás he visto a algunos de los que se llenan ahora mismo los ojos de lágrimas por el cierre de la sala en alguno de sus conciertos, o es que igual no hemos coincidido, tampoco me gusta ser malpensado. Y en un caso de cinismo extremo ver gente con la que he hablado personalmente y al salir el tema de la programación de la sala Monasterio, decirte abiertamente que ellos no iban a esa sala por la zona en la que está ubicada y ahora se rasgan las vestiduras ante su posible cierre, eso sí, sin haberla pisado nunca.

En resumidas cuentas, a servidor se le está quedando una sensación agridulce con todo este tema. Tristeza por el posible cierre de una sala con buena programación de rock & roll y metal y de trato inmejorable, y por otro lado ya cansancio de la tontería e impostura de redes sociales, donde todo el mundo quiere ser el muerto en el entierro, la novia en la boda y el niño en el bautizo. Toda la suerte a la sala del mundo a la sala Monasterio y a sus responsables, espero que nos podamos ver pronto en algún concierto, y si puede ser en vuestra sala.

XAVI MARTÍNEZ

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*