ROMANTHICA ‘Músicas Para El Fin Del Mundo’

(Rock Estatal Records) Soy de la firme convicción de que las cosas suceden en el momento justo en el que tienen que suceder. Esto viene a cuento porque, aunque conocía la existencia de la banda desde que salieron a la luz hace poco más de un lustro, siempre les había mirado de reojo. O dicho de otra manera, sabía levemente de qué iban pero no tenía una opinión fundamentada al respecto. Por motivos que no vienen a cuento me encuentro ahora de cara con este trabajo, lo he revisado de arriba a abajo varias veces y sólo se me ocurren calificativos de entusiasmo para describirlo. Veamos, el universo que propone Romanthica está bien definido por el propio nombre de la banda –cuestiones en las que los asuntos sentimental-emocionales son el eje sobre los que gira todo- , tanto en el sentido estético, como en el letrístico. En lo musical, los referentes son fáciles de definir, los Paradise Lost más tecnificados (de ‘One Second’ a ‘Host’), Entwine, To/Die/For… Y sí, Him, en incluso Héroes del Silencio. Ya sabeis, ambientaciones lánguido-góticas, programaciones, ensoñadoras melodías de piano, arreglos orquestales, arpegios de guitarra que juguetean con los riffs contundentes (el trabajo de Rubén a las rítmicas y los solos –precisos, estudiados, de orfebrería- de Sergi, merecerían un estudio paralelo), que a su vez son sustentados por una base rítmica tan eficaz como contundente. Y por encima de todo, la voz de David Gohe, que lleva a cabo una labor extraordinaria en todos los sentidos. ¿Tenemos los marcos claros? Bien, ahora los borramos de un plumazo y el resultado es este ‘Músicas Para El Fin del Mundo’, pues, dejando a un lado el significado más obvio de la idea que uno pueda tener del grupo, lo que Romanthica nos ofrece en este trabajo posee muchos más matices de los que se puedan percibir en las primeras escuchas y no dejan de aparecer a medida que revisitas una y otra vez sus surcos. Desde la inicial ‘Esta Oscuridad’, hasta el precioso tema-título que cierra el disco (emoción y épica bien entendida como hacía tiempo que me echaba a los oídos), TODO en este trabajo está cuidado hasta el último detalle, no quedan flecos sueltos, no sobra ni falta nada. Cada tema se sostiene por su propio pie, vive y respira por su cuenta, con lo que no es descabellado afirmar que tu lista de favoritos cambie con cada escucha, ya sea ‘Cuchillos de Neón’, ‘Estrella Fugaz’ (¡qué bien encaja todo y que bien planteados están los cambios y los matices!), ‘Dos Corazones’, ‘Para Ti’… sublimes. Me alegra muchísimo tanto el éxito artístico como el comercial de este disco, que por lo visto están teniendo, ya que demuestra que el trabajo duro, serio y dedicado suele tener buenos resultados. Romanthica han ido a lo suyo, libres de los aspavientos y lloriqueos tan habituales por estos lares, se han puesto el mono de trabajo, han picado piedra y han rubricado un trabajo brillante, elegante y con una clase fuera de toda duda, ante el cual sólo cabe rendirse, sumergirse en él y dejarse llevar hasta donde sea que te arrastre la corriente. Sea lo que sea lo que escuches, y aunque éste no sea tu estilo, es imperativo que les concedas esa gracia.

YURI VARGAS

Deja un comentario

*