RICHARD BARBIERI ‘Planets + Persona’

(KScope/Top Artist)

Barbieri probó unas relativas y fugaces mieles del éxito a principios de los ochenta con el grupo británico de difícil clasificación Japan, liderado por el carismático David Sylvian, donde la influencia de Bowie (etapa berlinesa) era bastante evidente, pero llevándola a nuevos horizontes sonoros (cortesía también del formidable bajista Mick Karn). Tras la separación del grupo, Barbieri hizo varios discos con ex miembros de la banda y diversas colaboraciones, hasta que entró en las filas de Porcupine Tree, combo de rock progresivo de referencia de los años noventa. También tiene en su haber otros discos como solista y en colaboración con el estupendo cantante de Marillion, Steve Hogarth. Ahora nos presenta su tercer álbum en solitario, el más logrado y también el más ambicioso, grabado entre Londres, Italia y Suecia. A su estilo habitual, que va del ambient a la electrónica, ha añadido sonoridades jazzísticas más propias del selecto sello europeo ECM, y para ello ha contado con músicos como el trompetista Luca Calabrese. Así, aunque no es música en absoluto para todos los gustos, es muy rica en matices, mezclando con gran acierto los teclados analógicos con pinceladas electrónicas e instrumentación acústica. Barbieri juega al menos es más, y con sus sobrios teclados invita a imaginar un paisaje sonoro subyugante y de una fría belleza, como es el caso de “Night of the Hunter” (basada en la memorable película homónima de Charles Laughton), “Shafts of Light” (donde mezcla de una original manera vanguardia y folk) o la espléndida “New Found Land”, quizás la mejor pieza que haya compuesto nunca.

JORDI PLANAS

Deja un comentario

*