RED BEARD (Moby Dick, Madrid 22/03/19)

Tras unas exitosas giras por USA y Europa, la banda canaria “Red Beard”, eligió la sala Moby Dick, para presentar en Madrid su nuevo disco “Dakota”.  Trabajo  en el que abandonan el estilo country, que caracterizaba sus anteriores discos, para abrazar el Southern Rock más genuino.

El concierto, que comenzó con puntualidad británica y se alargó casi hasta las dos horas, estuvo a la altura de lo esperado. Descarga de Rock Sureño de corte clásico, interpretado por unos magníficos músicos y  que caló entre el escaso público presente (apenas un cuarenta por ciento del aforo). Una pena ya que Red Beard, en esta nueva andadura por el Rock Sureño, no tienen nada que envidiar a las bandas foráneas del género que nos visitan.

En el escenario se les vio muy sólidos y compenetrados, y perfectamente engrasados, algo también lógico después de las dos giras antes mencionadas. Al frente   Jaime Jiménez (Voz y guitarra rítmica), magnífico como siempre en la interpretación de los temas. Del resto cabe destacar las  nuevas incorporaciones; Zack Monzón  guitarra solista, al que se le ven claras influencias Hard & Heavy, lo que aporta un punto extra de potencia a los temas en directo; aunque las intros de corte  metálico que interpretó al inicio de algún tema no pegan mucho.   Zaira Monzón a los coros, tremenda la voz de esta señorita  a la que en mi opinión podrían sacar más partido tanto en directo como en estudio. En la sección rítmica se mantienen Daniel Cárdenas (batería) y Francisco Fajardo (bajo).

En resumen, buen concierto de Rock Sureño que, como avanzamos en la previa, convirtieron durante casi  dos horas la sala Moby Dick en un salón de Nashville. Interpretaron los temas del nuevo disco, que suenan muy bien y potentes en directo, entre los que intercalaron algún tema de trabajos anteriores, adaptados perfectamente al nuevo sonido de la banda; y versiones de temas del género como “Drinking Dark Whiskey” de Steel Drivers. El público encantado y a pesar de las casi dos horas de bolo seguía pidiendo más. Personalmente eché de menos la presencia de unos teclados, que hubiesen dado más calidez y profundidad a los temas, y que si están presentes en el disco.

TEXTO Y FOTOS: LUIS QUIRÓS

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*