POSSESSED ‘Revelations Of Oblivion’

(Nuclear Blast) No nos engañemos: pocos podrían haber imaginado que, de las decenas de bandas que aparecieron a mediados de los ochenta, y contribuyeron a dar forma a lo que hoy conocemos como metal extremo, Possessed fueran una de las que volviera al ruedo discográfico, más de tres décadas después de su formación. Y no es por falta de méritos. Nacidos de la febril mente del bajista y cantante Jeff Becerra, Possessed son una de las bandas indispensables para entender la gestación del Death Metal. Ahí está el irrepetible ‘Seven Churches’ (1985), considerado (incluso por el propio Chuck Schuldiner) como el primer álbum del género. Desafortunadamente, la carrera del grupo no dio para mucho más: tras un segundo trabajo, ‘Beyond The Gates’ (1986), -con el cual quisieron desmarcarse ligeramente de la etiqueta “satánica” y dar un enfoque más técnico a su propuesta-, y la publicación del Ep ‘Eyes Of Horror’ (1987), la banda implosionó, en medio de disputas internas. Poco después llegó el trágico percance que dejó a Jeff Becerra postrado en una silla de ruedas, con lo cual parecía que no había posibilidad de futuro para Possessed. Pero a pesar de las adversidades, Becerra se las arregló para dar vida a una nueva encarnación de la banda, la cual ha estado girando de manera regular desde 2007.

Y hete aquí que, en pleno siglo XXI, Possessed se descuelgan con un nuevo trabajo, que no sólo está a la altura de las expectativas, sino que supone uno de los álbumes más potentes del género, en lo que llevamos de año.  Este ‘Revelations Of Oblivion’ supone un regreso en toda regla. Un álbum que suena añejo, pero no apolillado. Clásico, pero a la vez fresco. Arropado por una formación acorazada, Becerra despliega todo su poderío vocal, con ese gruñido tan característico, a medio camino entre Lemmy y Cronos. Embutidos entre intro y outro, ‘Revelations Of Oblivion’ contiene diez balazos directos a la cabeza del oyente. Tras la orquestal “Chant Of Oblivion”, “No More Room In Hell” trae de vuelta inmediatamente a Possessed: guitarras cortantes, batería a toda velocidad…sencillamente Death Metal de la escuela más clásica en todo su esplendor. Parece que los de Becerra tienen prisa por poner las cosas en su sitio, y los tres temas siguientes se encargan de ello de forma incontestable. Así, “Dominion”, “Damned”, y “Demon” constituyen una vertiginosa tripleta que despeja cualquier duda sobre el estado de forma de la banda. “Shadowcult” resulta aún más contundente que en su versión en directo (la banda la ha estado interpretando en sus shows desde 2017) A partir de aquí Possessed echan un poco el freno y experimentan con su sonido, en piezas como las ominosas “Omen” y, sobre todo “Ritual”. “The Word” es un auténtico festín de “tremolo picking”; y “Graven”, tema escogido como primer single y videoclip, funciona a las mil maravillas, con ese inequívoco primer verso: “Six, six, six, on the head and the wrist”. La inquietante outro, “Temple Of Samael”, clausura este segundo advenimiento de Possessed. Que suenen las siete trompetas en las siete iglesias para darles la bienvenida.

EDU A. CRIME

 

Deja un comentario

*