PAUL GILBERT ‘Stone Pushing Uphill Man’

Paulgilbertweb (Mascot/Top Artist)

¡Qué lejos quedan los días en que el señor Paul Gilbert era conocido por ser uno de los guitarristas más rápidos del Oeste! Ya sabéis, de esos que inspiraron a cientos de jovenzuelos a coger una guitarra y encerrarse en su cuarto, venga escala para arriba, venga escala para abajo. Pero por fortuna para el mundo (un caso paralelo al de mi admirado Marty Friedman), Gilbert dejó de basar su trabajo sólo en la pirotecnia guitarrística (para eso ya tenemos a Racer X) y empezó a pensar en términos estrictamente musicales. Dejemos a un lado a los archiconocidos Mr. Big, estamos hablando de su obra en solitario. Bien, pues Gilbert sólo sigue una regla: lograr su propia satisfacción; pero no en el sentido onanista del concepto, sino en que el músico deja salir lo mejor de sí y toca lo que realmente le apetece, ya sean temas propios o composiciones ajenas. Sólo desde esa premisa se puede entender trabajos como este “Stone Pushing Uphill Man”, donde encontramos revisiones de canciones ajenas tan dispares como la animosa “Working For The Weekend” de Loverboy, la emotiva “Goodbye Yellow Brick Road” de Elton John o la tierna “Wash Me Clean” de… ¡KD Lang! El guitarrista hace propias dichas composiciones y sustituye las voces originales con su guitarra, tan bien que ni las echas de menos. Ahí están “Back In The Saddle” de Aerosmith, “I Got The Feelin’” de James Brown o “Murder By Numbers” de Police. Y ya en el apartado de temas propios, tenemos piezas tan dispares como el complicado blues-fusión de “Shock Absorber” (donde despliega toda su magia, que no es poca), la emotiva y melódica “Purple Without All The Red” o el tema-título final, donde canta el propio Gilbert acompañado de unos muy pertinentes coros que parecen sacados de una iglesia, metiéndose en terrenos blues-soul que dejan muy buen sabor de boca. Lo dicho, Gilbert se divierte y no hace concesiones. Recomendado tanto para los amantes de la guitarra sin prejuicios, como para todos aquellos que aprecian la música cuya única etiqueta viene dada por la calidad y el buen gusto. Del mito de Sísifo al que hace referencia la portada ya hablaremos otro día.

YURI VARGAS

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*