PÁNICO AL MIEDO ‘Formador’

Realmente potente el debut de estos Pánico al Miedo. El cuarteto barcelonés lleva funcionando desde 2012, y, tras un primer y homónimo Ep, editado en 2015, publican su primer larga duración, titulado ‘Formador’. La banda aglutina una amalgama de influencias, que van desde el Thrash o el Death (éste último sobre todo en el tratamiento de las voces) hasta el Groove Metal de unos Pantera o los primeros Machine Head, e incluso el metal más clásico. Sin ir más lejos, el tema título, que abre el disco tras una enigmática intro, recuerda estilísticamente a los Priest de ‘Painkiller’ si bien el enfoque es mucho más agresivo. El tema cuenta con una colaboración estelar: nada menos que el legendario James Murphy (Death, Obituary, Testament…) se ha encargado de grabar un excelente solo. A partir de ahí se suceden piezas de lo más eficaces, como la siguiente, “La Fuente”, o  “Rompe El Cepo”, que ponen de manifiesto la riqueza estilística de la banda. En particular la sección rítmica es una auténtica apisonadora, que se luce especialmente en la intrincada “Hermanos De Sangre” o en la apabullante “Bautizado Por La Arrogancia”, -en mi opinión, el mejor tema del disco-. El trabajo vocal de Marc Jofré es corrosivo, y, aunque algo lineal, resulta totalmente eficaz para las composiciones del grupo. ‘Cebos Vivos’ es otro de los momentos álgidos del álbum, y cuenta también con colaboración destacada. En este caso se trata del también ex guitarrista de Death, Bobby Koelble, quien se encarga de la parte solista. Es quizá hacia el final del trabajo, donde encontramos las piezas más furibundas, como “Asfixiar Con Verbo” o la vitriólica “El Final De La Grandeza” que cierra el disco, si no contamos la prolongada outro posterior. A modo de “bonus” se incluye otra versión de “Formador”, esta vez con Bobby Koelble como solista. La producción es soberbia, con mucho empaque, y, en resumen, podemos decir que ‘Formador’ resulta una más que destacable puesta de largo; un trabajo muy compacto, con una gran ejecución instrumental, y las dosis adecuadas de agresividad, melodía, y potencia. Sin duda un álbum, -y una banda-, muy a tener en cuenta para el futuro.

EDU A. CRIME

Deja un comentario

*