PALABRAS SIN MÚSICA (Philip Glass)

(Malpaso)

Si uno piensa en un compositor de música contemporánea como alguien encerrado en su estudio, ajeno al mundo real, Philip Glass dista mucho de esa imagen. De hecho, hasta pasados los cuarenta, no pudo vivir de la música, y durante décadas se dedicó a oficios variopintos como transportista, fontanero o taxista (en una ocasión llevó de pasajero a Dalí, y en otras dos estuvo a punto de ser asesinado), mientras su entonces mujer compaginaba sus pinitos teatrales con limpiar casas. Philip Glass (Baltimore, 1937) se erige como una de las figuras fundamentales de esta corriente surgida en los Estados Unidos en los años sesenta, junto a Terry Riley o Steve Reich. Cuando se instaló en Nueva York fue cuando empezó a desarrollar este estilo, empapándose además de la vanguardia que se estaba llevando a cabo en el teatro, la escultura o la pintur(a. De hecho, cuando le preguntan a qué suena su música, contesta que “a Nueva York”. Glass nos habla de su infancia y juventud y sus relaciones familiares (estuvo nueve años sin hablarse con su padre); sus años universitarios y su pasión por el jazz de Charlie Parker y Coltrane; su estancia en París (donde conoció a Samuel Beckett, llegando a poner música a algunas de sus obras); su primer y largo viaje a India, su interés en el yoga, Gandhi y el budismo tibetano; y su amistad con gente como Ravi Shankar, Doris Lessing o Allen Ginsberg. También de su relación con el cine y las bandas sonoras (por ejemplo, ‘Kundun’, de Martin Scorsese). Como en toda recomendable autobiografía, hay un sinfín de anécdotas interesantes, como cuando en sus primeros conciertos había gente que aborrecía su música y, en una ocasión, un individuo del público se fue directo al piano y empezó a aporrearlo. ¿Y cuál fue la reacción de Glass? Pues una reacción más bien poco budista: un puñetazo en la mandíbula de tan maleducado sujeto. Un respeto por el minimalismo, por favor.

JORDI PLANAS

Share





PALABRAS SIN MÚSICA (Philip Glass)

  1. Fran dice:

    Me lo pillo seguro

Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*