ORQUESTA MONDRAGóN (Sala Barts, Barcelona 15-06-2017)

Ladies and gentlemen, ¡llega el circo del Rock’n’Roll a la ciudad, está celebrando su 40 aniversario y se llama Orquesta Mondragón! Y en todo este tiempo, han ido cambiando cosas, se han perdido los toques cafres y naif que tanto marcaron estéticamente a la banda en sus comienzos, pero se ha crecido en Rock con una propuesta musical mucho más madura. Con un show que gira entorno a su figura principal, como no podía ser de otra forma, Javier Gurruchaga recupera el mundo del espectáculo reinventando uno de los iconos pop-rock de la escena nacional de forma elegante. Se rodea de una banda solvente y mantiene la diversión y el humor que caracteriza a la eterna Mondragón.


Con una sala Barts convertida en teatro (¡qué raro se hace ver a esta banda sentado!), arranca la banda con “Peter Gunn”, clásico tema instrumental a la vieja usanza para calentar al público y dar entrada a la estrella del show. Así, aparece Gurruchaga, engalanado con americana y sombrero, dispuesto a hacer vibrar a la audiencia desde el primer minuto con “Corazón de Neón”. El espectáculo, con bailarina de La Habana Olga Moreno, que amenizará el escenario, sigue con la primera versión de la noche, “Stand By Me”, dejando claro desde el principio la línea del espectáculo que vamos a disfrutar. “Tic-tac (Mi Viejo Despertador)” nos imbuye a formar parte del show y los primeros inquietos empiezan a levantarse de sus asientos. La emoción se desata cuando el showman anuncia que hoy vamos a gozar de la presencia de Jaime Stinus, el guitarra de la primera formación de la banda y arrancan con “Caperucita Feroz”. Los más atrevidos y, por qué no decirlo, los de edad menos avanzada, ya estaban bailando en los laterales de la sala. Stinus exhibe su carácter de histórico en esto del rock y se despide momentáneamente con “Garras Humanas”, antes de que nuestro maestro de ceremonias nos presente “Anda suelto Satanás”, tema que da título al último disco de la Orquesta (y a su misma gira) compuesto por Luis Eduardo Aute, a quien se le desea un pronta recuperación. Los que crecimos en la onda más dura del Rock nacional, la recordamos por la versión que los Barón Rojo incluyeron en su primer álbum. Al fin, todo forma parte de la gran rueda del Rock’n’Roll…


Y girando la rueda, Gurrruchaga aborda otra de sus versiones favoritas: le toca el turno a su amado John Lennon y su canción de paz “Imagine”, que fusiona con el clásico de The Doors “Road House Blues” para hacer sus escarceos bluesísticos y dar paso a la sambera “Olvídate de mí” y su fusión mitómana con “Walk on the Wild Side”. El ya clásico de la Mondragón, “Bon Voyage” da paso a otros himnos internacionales del Rock, como son “Susie Q” de la Creedence y la manida “That’s All Right Mama” del Rey Elvis, haciendo un repaso a los temas favoritos del showman. Ya encarando la recta final, se produce la locura colectiva con “Viaje con nosotros”: invitado por la banda, el público invade el escenario y ocupa las primeras filas de la platea, por fin, en pie. La tórrida instrumental “You Can Leave You Hat On” y los solos de todos los miembros de la banda permiten un respiro al efervescente Javier, mientras este se caracteriza de Donald Trump para interpretar su nuevo tema, el afilado “¡Que viene Trump!”, aprovechando tan atroz atuendo para proponernos solucionar los problemas estéticos de la mayoria de los asistentes con “Ponte La Peluca”.  Por supuesto, para el fantástico fin de fiesta, Jaime Stinus vuelve a tomar las tablas y la Orquesta se despide con “Lola, Lola” y “Adiós Adiós”. Su repertorio variado, letras que hoy en día no pasarían la descarada e intolerante censura de lo “políticamente correcto”, la Nostalgia puesta al día y un espectáculo de Rock en mayúsculas, hacen de esta una noche para recordar. Todos nos vamos satisfechos y contentos. ¿Qué más se puede pedir?

TEXTO Y FOTOS: JOSEP M. LLOVERA

Deja un comentario

*