NICK WATERHOUSE: GIRA ESPAÑOLA EN NOVIEMBRE

El estadounidense Nick Waterhouse estará de gira por nuestro pais, a principios del próximo mes de noviembre. Waterhouse presentará su cuarto disco, titulado ‘Nick Waterhouse’, y que fue publicado el pasado mes de marzo. Podéis consultar fechas, ciudades y recintos en el cartel que ilustra esta noticia.

Descrito al principio de su carrera como un hombre joven que hace viejo rhythm’n’blues, Nick Waterhouse se ha convertido en un icono de los activistas de sonidos anteriores al rock’n’roll, pero facturados, eso sí, desde el presente y con una energía y una prestancia actuales. Nacido en el sur californiano a finales de los 80, creció marcado por las preferencias clásicas de sus padres en cuanto a soul, blues y rock.

Fue cultivando esa tendencia, primero en sus años de instituto (cuando formó su primera banda, The Intelligista) y después cuando se trasladó a San Francisco y trabajó de dependiente en una tienda de discos vintage (una historia muy en la línea del libro “Alta fidelidad” de Nick Hornby). Y así llegó el momento del primer single, “Some Place”, que voló rápido entre coleccionistas de rhythm’n’blues actual, y luego un EP de cinco canciones, ‘Is That Clear’ (2011). Al año siguiente, LP de debut, ‘Time’s All Gone’. El segundo, ‘Holly’, llegó en 2014. Y entre ambos se dedicó a producir la psicodelia garagera de Allah-Las. Con ‘Never Twice’ (2016) -saludado por ‘Vogue’ como “el segundo advenimiento del soul”– completó su primera trilogía. Lo hizo aportándole a la banda más espacio que en sus trabajos previos, con solos del órgano y el saxo tenor en nueve de sus diez cortes, y refinando su sonido. Una de las composiciones de Waterhouse ahí incluida, “Katchi”, fue convertida en hit planetario gracias a la remezcla que de ella realizó en 2017 el dúo francés de DJs Offenbach y cuyo videoclip anda ya, en mayo de 2019, por los 142 millones de visionados en YouTube.

Durante esos tres álbumes Nick fue borrando fronteras entre lo clásico y lo contemporáneo, añadiendo toques de sucinta modernidad (su réplica a los años 50 y 60) a lo que podríamos llamar la versión indie de Chris Isaak. El 8 de marzo de este 2019 ha llegado su cuarto trabajo, de título homónimo, grabado en los estudios Electro-Vox Recorders de Los Ángeles y coproducido entre el propio Waterhouse y Paul Butler (Michael Kiwanuka y St. Paul And The Broken Bones). Entre quienes han colaborado en su creación, Bart Davenport, el percusionista Andres Renteria (Flying Lotus, Father John Misty), el flautista Ricky Washington (padre de Kamasi Washington) y los saxofonistas Paula Henderson (Gogol Bordello) y Mando Dorame (JD McPherson). Que Nick Waterhouse haya decidido bautizar a este trabajo con su propio nombre es un reflejo de que estamos ante la obra que muestra de manera más profunda su firmamento emocional y cultural: la música de Irma Thomas y Chico Hamilton, las películas de Robert Siodmak y Adam Curtis, los buenos y malos tiempos en San Francisco, Detroit y Los Ángeles.

 

Deja un comentario

*