NICK MOSS BAND (Rocksound, Barcelona 29/05/19)

Más que previsible casi sold out en la sala de Poble Nou. Con el valor añadido de que era un miércoles cualquiera por la noche, pero tampoco ha de extrañar ya que si hablamos de blues de Chicago Nick Moss es uno de los referentes de la actualidad. Su sonido que denota pureza y poso añejo hace de él un artista a tener en cuenta y así lo apreció el público de la Ciudad Condal acudiendo  al concierto.

Malacara Blues Trío

Pero antes del de Chicago le tocaba abrir la velada a Malacara Blues Trio. Interesante propuesta nacional y que se presentó en un formato más reducido del habitual. Lo cierto es que lo suyo fue más sosegado que lo de los protagonistas de la noche. En una tesitura mas jazzy, rockabilly classy y taciturna bordaron una interesante actuación comandada por el guitarrista y vocalista Xavi Malacara que mostró que sabe lo que se lleva entre manos gustando al público que llenaba la sala. Me quedo con las ganas de verlos en su propio show y de escuchar su disco, ya que alguien del público me sopló que en estudio lo bordan.

Nick Moss Band

Y tras este recomendable aperitivo le tocaba salir a escena a los músicos que habían logrado llenar la sala de gente; la Nick Moss Band. Y puede parecer que lo que voy a decir sonará a tópico, pero fueron de menos a muchísimo más. La cosa empezó con la guitarra de Nick Moss a un volumen casi imperceptible y con unos problemas de sonido que parecían estar distrayendo la atención del protagonista y que no lograba concentrarse en el concierto. Afortunadamente iba acompañado de esa bestia parda llamada Dennis Gruenling a la harmónica que en numerosos tramos del concierto fue tomando el protagonismo y casi se podía afirmar que estábamos viendo a una banda de dos cabezas. Gruenling con su actitud canalla, genuina y explosiva fue tomando el control hasta que las cosas se empezaron a arreglar y la cosa ya se empezó a estabilizar para bien. Porqué sin duda Nick Moss con su guitarra y voz logró cautivar al público presente cuando tomo el control del concierto. La pureza del Chicago blues se palpaba y degustaba en cada nota que el guitarrista pulsaba, y el público supo agradecerlo jaleándole cuando era necesario y guardando respetuoso silencio cuando la cosa bajaba de revoluciones. Así la cosa fue transcurriendo de más a mejor, dando una estupenda clase de sapiencia bluesera tanto a la guitarra como a la armónica con tonadas tan puristas como “Rambling On My Mind” o “Count On Me”. Sin duda una estupenda velada enraizada en el purismo blues a cargo de dos tipos como Nick Moss y Dennis Gruenling que llevan la bandera del género bien izada y sin caer en el onanismo vacuo y mainstream de algunos nombres que todos sabemos. Noche de mucha temperatura en todos los sentidos y que sin duda repetiré si se me presenta la oportunidad.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: JOSEP Mª LLOVERA

Deja un comentario

*