MUERT/BARBARIAN SWORDS/ERED (Rocksound, Barcelona 22-04-18)

El cierre de la gira de Barbarian Swords no ha podido ser más apocalíptico. Definitivamente, estos tipos saben lo que se hacen, y para finalizar el ciclo de conciertos de presentación de su lacerante segundo trabajo, ‘Worms’, las hordas de Von Päx se han aliado con los vitriólicos Muert, proyecto de puro Black War Metal del guitarrista y vocalista Ébola (Cryfemal) y el batería Guayota (Death Above, Nigra Eucharistia), para una mini gira de tres fecha. Un fin de semana devastador, que ha culminado en el apabullante concierto celebrado en la sala Rocksound de la Ciudad Condal.

Cada fecha ha contado con su propia banda encargada de abrir la velada, y, en el caso de Barcelona, fueron los locales Ered quienes hicieron los honores,  ejecutando un Black Metal rápido, pero con profusión de partes atmosféricas, deudoras de Mayhem o incluso Celtic Frost, y lo que ofrecieron esa noche fue todo un despliegue de actitud, poderío y técnica. La formación cuenta con algunos conocidos de otras bandas, como el guitarrista Shogoth, actualmente también en Onirophagus, y el simpar batería Jordi Farré, quien ya demostró su descomunal talento con Sheidim, en el fantástico show que éstos ofrecieron en la tercera edición del Catalonia Extreme Winter. Comandados por el bajista y vocalista Abyssal, la banda desgranó nueve soberbias piezas, comenzando con unas furibundas “Crawling Through The Fog” y “Carpathian Curse”. Sin embargo, los mejores momentos se vivieron, en mi opinión, durante las selecciones de su más reciente álbum, el magnífico ‘Night Of Eternal Doom’ (2015), especialmente ‘Ancient Abominations’ o las inapelables ‘Ripped From The Abyss’ y “Storms”. Sin duda la noche comenzaba por todo lo alto.

Y vamos con Barbarian Swords. Amigos, lo de estos sujetos empieza a ser preocupante. Están alcanzando tal nivel de intensidad en sus directos, que temo por mi salud mental cada vez que asisto a uno de sus shows. Jamás me han defraudado en directo, pero lo de esta noche fue para darles de comer aparte. Cuando tienes a Von Päx delante de ti, partido en dos, a la segunda canción, debes ser consciente de que estás viviendo algo especial. El set de los Swords fue incendiario y especialmente virulento. Gozaron del mejor sonido de la noche, y la insuperable tripleta inicial, -“I’m Your Demise”, la monumental “Outcast Warlords”, y la ultratumbesca “Pure Demonology”-, pusieron todo y a todos patas arriba. En esta ocasión, la parte del león del repertorio se la llevó el cenagoso debut, ‘Hunting Rats’ (2014), y hasta cinco temas de ese disco pudimos disfrutar durante la actuación. El tema homónimo arrancó numerosos vítores de la audiencia, ante la mirada de desaprobación de Von Päx (que también, ¿a quién se le ocurre? ¡Vitorear a Barbarian Swords!) Las aplastantes guitarras de Steamroller y Voice Of Noise reinaron por todo lo alto en las ponzoñosas “For My Honor” y, sobre todo “Putrid Whore – The Holy Church”, durante la cual pudimos comprobar también cómo se las gasta la atómica sección rítmica formada por el bajista Panzer, y el batería Joe Beltza. Por el contrario, la agónica “My Realm –The Frostland Inquisition-“constituyó el momento más atmosférico de noche. Un tema que me recuerda, de la forma más retorcida posible, a los Manowar de ‘Into Glory Ride’, pasado por el fúnebre y pestilente tamiz de Barbarian Swords, por supuesto. Una sorpresiva versión de ‘Cerebros Destruidos’, de los legendarios Eskorbuto, finalizó tan incandescente actuación.

Hablemos ahora de Muert. La banda tinerfeña, liderada por el veteranísimo Ébola y el también avezado batería Guayota, iban a cerrar la noche de la forma más apoteósica. Con el bajista Satur completando la formación, y tras una fallida intro, Muert atacaron “Burial In The Forest”, primer tema de la noche. Aquello se convirtió en una olla a presión desde el minuto uno, y, a pesar del algo deficiente sonido, la entrega de la banda fue total. No hay nada postizo en la propuesta de Muert. Esto es auténtico Black Metal “old school”, damas y caballeros. Sin concesiones. Pura blasfemia. Guayota fue el encargado de dirigirse a la audiencia en todo momento, y así, presentó el segundo tema, una furiosa “La Ira Del Gran Volcán”. Ébola escupía las frases con rabia incontenida, y comandaba el escenario con su amenazante presencia escénica. Tuvimos oportunidad de escuchar y presenciar un par de temas que, hasta el momento no han sido grabados por la banda: la impía “Macarena Arde” y “Manifiéstate, Catalina”. Asimismo, dieron cancha a su más reciente trabajo, el devastador ‘Ye Canariae Abezan’ (2017) con unas venenosas “Olor A Muert”, “Of Corpses, Evil & Drinks”, y, sobre todo, la simpar “Acentejo 1494”, que provocó un “headbanging” generalizado en las primeras filas. Pero, como bien dijo Guayota, “no hay mal que cien años dure, ni cuerpo que lo resista”, la apabullante actuación de Muert llegó a su final con “Blasphemy in Lastenia!”, digno cierre a una negrísima y atronadora velada…como atronador es también el pitido de oídos que, varios días después, seguimos padeciendo. Pero, como dicen por ahí, “sarna con gusto…”

TEXTO: EDU A. CRIME

FOTOS: JOSEP Mª LLOVERA

Deja un comentario

*