MICHAEL SCHENKER (Razzmatazz 1 Barcelona 23-11-14)

Que Michael Schenker nunca va a recuperar el grado de popularidad que tuvo en los 80 es un hecho. Que muchos no nos imaginábamos que volvería a estar tan en forma a estas alturas del siglo XXI, otro. Una realidad contundente. Pero vamos por partes. El traslado del concierto de la sala Bikini a la Razzmatazz grande ya nos puso contentos, el alemán se lo merece. Así, el pasado domingo se vivió el ambiente de las grandes ocasiones. Una gran representación de la vieja guardia del metal estuvo presente –por desgracia se vio poca sangre nueva-, ya dispuesta de antemano a rendir honores al hombre de la Gibson Flying V. Bueno, ahora usa Dean, pero ¿a quién le importa? Los desconocidos para la mayoria, Fyre! abrieron las hostilidades. Liderado por Alejandra Burgos, enérgica vocalista argentina, el grupo nos ofreció una buena descarga hardrockera. En ocasiones con tintes pop, en ocasiones más fiero, siempre efectivo, el repertorio de Fyre! sorprendió agradablemente a la mayoría de los asistentes. La sorpresa radicaba en la presencia de Tolo Grimalt y Lars Ratz, guitarrista y bajista ex Metalium, que parecían disfrutar de esta nueva etapa, muy alejada de su pasado power metalero. Después de media hora de espera, Schenker y los suyos saltaron a las tablas. ¡Y de qué manera! Empezar con “Doctor Doctor” nos pilló descolocados, pero tras un nano-segundo se desató la euforia y apenas se apaciguó hasta que terminó el show. No nos engañemos, se suponía que era la presentación de “Bridge the Gap”, su reciente trabajo discográfico (muy digno, por cierto), pero aquello fue un Grandes Éxitos en toda regla. Los cañonazos de UFO (“Natural Thing”, “Too Hot to Handle”, “Shoot Shoot”, “Rock Bottom”, “Let it Roll”, “Lights Out”), de Scorpions “Coast to Coast”, “Blackout”, “Rock You Like a Hurricane”) y de su etapa en solitario (“Armed and Ready”, “Into the Arena”, “Victim of Illusion”…) son mortales de necesidad, y los temas de su etapa más reciente fueron recibidos con interés y respeto (a muchos se nos saltaron las lágrimas cuando Doogie White dedicó “Before the Devil Knows You’re Dead” a Ronnie James Dio, Jon Lord y “muchos otros”). Herman Rarebell y Francis Buchholz disfrutaron como niños cada minuto del concierto y el teclista-guitarrista Wayne Findlay ya es parte esencial de la formación, incluso Schenker le permite hacer los solos de los temas de Scorpions. Muchos todavía no aceptan a Doogie White por algún motivo que se me escapa, pero el hombre cumple con creces y cada vez participa con más autoridad en el directo. ¿Y Schenker? Pues en plena forma, amigos. Ejecutó sus riffs y solos con una autoridad aplastante, vivió la actuación con alegría y así lo transmitió su sonrisa. Sólo por eso mereció la pena ir a verle. Una gran noche que nos recordó porqué nos metimos en esto y amamos esta música. Para muchos, la mejor de sus visitas en años. Ya le echamos de menos.

YURI VARGAS

Please follow and like us:


(Siguiente) »



Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*