MEAN MACHINE ‘Rock’n Roll Up Your Ass’

(Lengua Armada) Siento debilidad por esta banda, lo confieso, los descubrí cuando telonearon a Zeke en su última visita a Barcelona en la sala Rocksound y me dejaron anonadado. Tres jovenzuelos con aspecto de quinquis ochenteros de barrio, los cuales, lejos de amedrentarse al tocar antes de su banda favorita (como me han confesado posteriormente), salieron a matar y ofrecieron un recital memorable. Tras verlos en acción corrí hacia el puesto de merchandising y me hice con su disco “Bastardized mean city” (2016), el cual me atrapó. Y ahora cae en mis manos su más reciente trabajo “Rock ´n´roll up your ass” (su discografía se completa con “Livin´outlaw” de 2014), acertadísimo título, que sigue la línea de los dos anteriores pero en el que suenan mucho mejor producidos, las composiciones ganan en calidad y tocan mejor y hasta más rápido aun si cabe.

Un salto adelante en todos los sentidos el de esta banda barcelonesa que bajo el paraguas del sello independiente Lengua Armada parece que está ya por fin metiendo la cabeza en la escena a nivel nacional, su reciente gira hispana como acompañantes de las históricas Girlschool  da prueba de ello amén de los numerosos conciertos que están ofreciendo dentro y fuera de Catalunya para promocionar su último trabajo.

¿Y qué encontramos en el disco? Pues velocidad hiperbólica principalmente, mucho Motörhead, tanto como ya había  en sus dos anteriores referencias discográficas, pero una influencia bien entendida la de la banda de Lemmy, no son unos vulgares imitadores como demuestra el toque metalero que tiene “Steamroll the hammer” o ciertas partes de batería y coros que son muy de grupo thrash de la Bay Area. Pero aunque se nota que gustan también de sonidos más metálicos es el punk rock espídico lo que prima en el disco, riffs rockeros, batería descabalgada, Raúl dejándose la garganta las voces y sálvese quien pueda. Destacan el tema inicial que da título al disco,  misiles tierra-aire en forma de canción como “Right betwen the eyes”, “Maniac”, “Powder” o esa declaración de principios titulada “Faster”, pero el disco entero  está a un gran nivel y no bajan de la quinta velocidad en ningún momento de los treinta y cinco de minutaje en los que le da tiempo a meter nada menos que doce canciones.

Mi momento favorito del disco es la versión que viene al final del tema “Don´t mess around with the boys” que se convierte en “Don´t mess around with the girls” cantado por Alba Karry y que supone un golpe de aire fresco justo antes de acabar este redondo álbum. Es de destacar la labor del citado Raúl al bajo y las voces, los tremendos riffs y el cuerpo que le da a las canciones Juan Pedro y la tremenda base rítmica a cargo de ese nudista pendenciero que responde al nombre de Marc. Un disco ideal para escuchar mientras te duchas un sábado por la tarde y te dispones a quemar la ciudad, si te gustan Motörhead te va a gustar pero si además te gusta el thrash metal clásico, Nashville Pussy, los primeros discos de Turbonegro, el punk de Detroit y los grupos más cafres del garaje australiano entonces te va a crear, adicción, sin duda.

NICO GARCÍA

Deja un comentario

*