MATTHEW SWEET (Upload, Barcelona 13/12/18)

Descubrí hace ya un tiempo al bueno de Matthew Sweet, concretamente con el disco ‘Girlfriend’. Sí, lo suyo se podría englobar dentro de lo que se suele llamar Power Pop, pero tenía algo especial, tras su apariencia de personaje anodino uno se percataba de que había un tipo con una sensibilidad especial para escribir canciones con mucho gancho. Mucho ha llovido desde entonces y Matthew Sweet sigue ahí fabricando canciones y melodías con gancho como prueba su más reciente y recomendable ‘Tomorrow’s Daughter’. Y tras todo este tiempo se me presentaba la oportunidad de poder verle en directo, y a pesar del mal tiempo imperante en la Ciudad Condal resultó agradable ver una más que aceptable entrada en la sala. Y desde el momento en que Matthew Sweet y su banda salieron al escenario con la inicial “Time Capsule” uno ya se podía percatar de que aquello iba a ser un concierto de gama alta. Sonido a la altura de las circunstancias, banda de nivel, en la que destacaba el Dream Syndicate Jason Victor a la guitarra y grandes canciones. Curiosamente y aunque lo ofrecido por los músicos conservaba la esencia melódica y powerpopera tiraba todo hacía la robustez del rock, rozando en bastantes momentos ese sonido de guitarras entrelazadas, arenoso y espeso que caracteriza a los Crazy Horse de Neil Young. Así entre la belleza pop y la fuerza rock fueron cayendo canciones tan perfectas como “Someone To Pull The Trigger”, “Show Me” o la icónica “Winona”. A medida que iba transcurriendo el concierto se veía al público cada vez más animado y eso que Matthew no es un personaje de aspavientos escénicos, pero también se le notaba cómodo y agradecido. La fiesta fue alcanzando el punto de ebullición cuando empezaron a sonar clásicos básicos de su repertorio como “Girlfriend” o la ultra mega bien recibida “Sick Of Myself”, una genuina joyita de power pop. Recta final que Matthew finiquitó con la siempre efectiva y feliz “Evangeline”, ideal para dejar el escenario en medio de buenas vibraciones. Ochenta minutos de nivel, pericia instrumental, melodías y rock. No está nada mal para un jueves cualquiera de diciembre.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY

Deja un comentario

*