MARDUK (Bóveda, Barcelona 01/05/19)

Era previsible lo concurrida que iba a estar la sala de Poble Nou para la visita de los suecos más blasfemos e impíos de la escena extrema, ayudado todo además por coincidir en día festivo. Pero antes de Marduk hubo bastante tela que cortar con las tres bandas que les acompañaban. Así que a una hora bastante temprana salieron a escena los locales Survival Is Suicide. Una interesante propuesta en clave de dúo (bajista, batería y bastantes efectos) que me habían llamado la atención con su último álbum ‘Retrovolution’. Black metal con una vis experimental notable y que captaron la atención del personal que ya había accedido a la sala. De talante sobrio pero yendo a por faena desgranaron temas de su último trabajo perfectamente ejecutados pero un poco lastrados por algunas deficiencias de sonido de la sala. Aun así cuajaron una actuación que invita a seguirles los pasos en futuras presentaciones. Finalizaron con la extensa canción que da título a su último disco demostrando que tienen garantías como proyecto de futuro.

Y los alemanes Attic siguieron sufriendo de los problemas de sonido previos, aunque musicalmente lo suyo es harina de otro costal. Por resumir un poco se podría afirmar que Attic son a Mercyful Fate/King Diamond lo que Greta Van Fleet a Led Zeppelin, un producto muy derivativo. Pero gustaron a sus seguidores que buscan seguir la estela del Rey Diamante. Efectivos y comandados por la buena presencia de su vocalista lograron mantener el tipo con su clasicismo entre tanta propuesta extrema, aunque la reacción del público (quitando sus incondicionales, que algunos habían) fue tibia.

Y la cosa ya se empezó a caldear de verdad con los suecos Valkyrja y su poderoso black metal de rancio abolengo. Solventados los problemas de sonido sonaron como un cañón y se mostraron intratables en todo el rato que estuvieron en escena. Encadenando una canción tras otra y mostrando un dominio óptimo del escenario se encargaron de repasar su más reciente ‘Throne Ablaze’ (que copó gran parte del set) pero tampoco se olvidaron de la pretérita, extensa e intensa “Madness Reedemer” que dio cierto respiro entre tanta velocidad. Final de lujo con la canción que da título a su último trabajo y que finalizó el concierto de manera incuestionable. Soberbios.

Y si lo de Valkyrja ya fue de sobresaliente tomaron las tablas Marduk para llevarse la matrícula de honor extrema. Con un cierto retraso que acabó de caldear la ya abarrotada sala salieron los suecos totalmente a degüello con una actitud que rozaba el punk, especialmente su vocalista. El inenarrable inicio a todo trapo con los dos clásicos “Panzer Division Marduk” y “Baptism Of Fire” logró meterse al público en el bolsillo desde el minuto cero. A partir de ahí todo fue un paseo victorioso para los suecos, black metal puro, blasfemia y mucha mala leche es lo que ofrecieron durante los setenta minutos de su set. Quizás la única pega que se les podría achacar eran algunas pausas demasiado largas entre algunas canciones que enfriaban un poco el ambiente, pero que volvía a hervir cuando atacaban con patadas de bota claveteada como “Throne Of Rats”, “Werwolf” o “Burn My Coffin”. Sólo rompió la tónica irreverente y de mala leche constante la ¿bailable? “The Blond Beast” que hizo moverse a los asistentes de ¿manera diferente? La liturgia llegaba a su final con la primegia “The Black…” llena de furia e irracionalidad. Perfecto recital de Marduk, extremo como mandan los cánones, furioso e incluso rozando la actitud punk rock. Con conciertos como este no tendrán problemas para seguir siendo un referente dentro del género.

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*