MALCOLM YOUNG: ROCK & ROLL QUIMICAMENTE PURO

La noticia ya la sabéis todos, Malcolm Young ha fallecido a la edad de 64 años. Aunque ya sabíamos que estaba mal, uno nunca espera leer este tipo de noticias.

Voy a intentar ser lo más sincero posible, hace muchos años que AC/DC me importan menos que nada. Su lamentable producción discográfica desde 1981 y el haber transformado sus conciertos en la versión rock de Disneylandia han logrado que casi me desentienda de ellos, aunque tengo que reconocer que la alianza con Axl ha tenido su punto y ha dado algo de vida a este caballo muerto.

Pero tengo que reconocer que a pesar de que mi indiferencia hacia ellos en los últimos tiempos ha sido enorme siempre seguí respetando y mucho la figura de Malcolm. Mientras la persona de Angus vestido de colegial me daba cada vez más arcadas y me hacía pensar en alguien fugado del cotolengo más que en una estrella del rock veía con mucha tristeza como Malcolm enfermaba y era sustituido por un sobrino con tanto carisma como un saco de patatas.

Me disgustó mucho ver como ante el inmenso negocio en que se ha convertido el rock de estadios se sustituía a Malcolm. Ciertamente a toda la pandilla de retrasados que llenan los estadios les da igual la figura de Malcolm Young, mientras esté el de los pantalones cortos todo es correcto. Daba igual que Malcolm fuera una de las manos derechas definitivas del rock & roll, que fuera el creador de todos esos riffs y canciones inmortales, que su guitarra fuera el pilar del sonido AC/DC y que manejara con mano firme la trayectoria de la banda. Y es que Malcolm era rock & roll sin ningún tipo de impostura.

Definitivamente a estas alturas ya no hay nada sagrado y AC/DC volverán a la carretera, sin Malcolm, sin Phil Rudd, sin Cliff Williams, sin Brian Johnson y con Axl (o sin, que también podría ser) y la gente podrá aplaudir el striptease de Angus Young cual foca que espera su pescadito. Pero esto no quita que en el periodo 1974-1980 fueron una de las bandas definitivas del rock & roll y que aunque fue un esfuerzo conjunto de cinco tipos que amaban a Chuck Berry por encima de todas las cosas sin Malcolm Young a bordo creo que las cosas no hubieran sido iguales.

Descansa en paz maestro, amigo en la distancia y que sepas que para mí tu persona es tan importante en el devenir del rock & roll como las figuras de Keith Richards o Chuck Berry. Hail Hai rock & roll!!!

XAVI MARTÍNEZ

Deja un comentario

*