MACHINE HEAD ‘Catharsis’

(Nuclear Blast/PIAS)

Difícil papeleta, la de enfrentarse a este nuevo disco de Machine Head. Y es que, Robb Flynn y los suyos se han sacado de la manga un artefacto correoso, complejo, áspero, y, por momentos, desconcertante. Efectivamente, los adelantos que la banda ofreció antes de la salida del disco, enarcaron más de una ceja entre la parroquia metálica. Si a esto le añadimos que, en la era de las dichosas redes sociales, se pone el grito en el cielo a las primeras de cambio, la polémica está servida. Y, una vez más, éste que suscribe va a nadar un poco contracorriente. Voy a decirlo ya: ‘Catharsis’ es un buen disco. No. No es ‘The Blackening’; pero está muy por encima, por ejemplo, del mediocre ‘Unto The Locust’ (con sus cochambrosos momentos pseudo-power-metaleros), y es mucho más arriesgado en su propuesta que el continuista ‘Bloodstone & Diamonds’. El problema es que estamos ante un trabajo que llega a la hora y cuarto, y contiene quince temas. Las probabilidades de que resulte, disperso y, por momentos, desacertado, son muy altas.

No obstante, ‘Catharsis’ comienza de la mejor manera posible: “Volatile” es puro vitriolo sónico, y nos devuelve al Flynn más mordiente. El tema título (un poco en la onda de “Now, We Die”) y la contundente “Beyond The Pale” mantienen el nivel muy alto. “California Bleeding” sigue una línea más comercial, pero igualmente eficaz. Es a partir de aquí cuando el trabajo se vuelve, digamos, especial. “Triple Beam” nos transporta a la época de ‘Supercharger’, y supone la primera incursión en el Nu Metal de Machine Head desde entonces. No me pregunten porqué, pero encuentro este tema absolutamente irresistible. “Kaleidoscope” es otro ataque frontal en toda regla, bordeando casi el Metalcore, y con el incomensurable Dave McClain funcionando a toda máquina tras los parches. El disco alcanza su punto más bajo en la sonrojante “Bastards” (que alguien me explique cómo semejante pestiño ha acabado en un disco de Machine Head) Por suerte, el nivel mejora bastante con la siguiente “Hope Begets Hope”, la cual posee una parte central absolutamente demoledora, con  Robb Flynn y Phil Demmel haciendo gala de un gusto exquisito para los solos. “Screaming At The Sun” y “Behind The Mask” atisban maneras, pero no acaban de despegar. Sin embargo, la monumental “Heavy Lies The Crown” resulta implacable, y lo más cercano a ‘The Blackening’ que la banda ha grabado en años. Llegados a este punto, no me habría importado que el disco finalizara aquí. Sin embargo, los tres temas siguientes, sin ser malos, resultan bastante dispersos. Buenas ideas que no acaban de prosperar, aunque, en el caso de “Psychotic” resultan bastante convincentes. La cosa culmina, esta vez de la peor forma posible, con la insoportable “Eulogy”: un pastiche infumable, indigno de una banda como Machine Head. No obstante, no puedo dejar de aplaudir la valentía de la banda, a la hora de experimentar y evolucionar, aunque en algunos casos el experimento haya tenido resultados nefastos. De ahí que no pueda considerar ‘Catharsis’ como un disco excelente. A veces, amigos, el viejo adagio “menos es más” cobra todo el sentido

EDU A. CRIME

Deja un comentario

*