LUZ CASAL ‘DIEZ CANCIONES PARA ROCKEAR Y VER LA…LUZ’

A principios de los años 80 nadie podría predecir que aquella chavala gallega que empezaba a hacer sus pinitos en el mundo de la música, se acabaría convirtiendo en una de las solistas más reputadas del Rock y el Pop de nuestro país. Pero se lo fue ganando a pulso, poco a poco, sin que nadie le regalase nada, y aquella lejana participación como corista en el clásico ‘En Directo’ (1981) de Leño, fue uno de los primeros pasos de una carrera de largo recorrido que la llevó a lo más alto, y así hasta nuestros días. Siempre habrá quien le atribuya su éxito al hecho de lo novedoso de hacer Rock en España en aquella época siendo mujer, y puede que algo influyera, pero eso es no querer ver la obviedad; su música podrá gustar más o menos, pero que se trata de una de las mejores vocalistas que ha habido en  este país, pienso que es indudable, además de tener un magnetismo especial y  ser un torbellino y un ejemplo de fuerza y valentía. Por otro lado, mentiría si dijera que me gusta toda la música que ha grabado a lo largo de su carrera (de sus primeros discos, aunque tienen su encanto, salvaría muy poco, y en la actualidad se ha alejado demasiado del Rock, para mi gusto), pero lo cierto es que, haga el estilo que haga, siempre será un placer escuchar cantar a esta mujer. Su voz es única y especial, no hay nadie como ella. Una buena prueba de eso es que todo el mundo quiere contar con ella en sus discos o directos, ya sean Burning, Rosendo, El Drogas… o muchos otros artistas, siempre llaman a Luz para que ponga su inimitable voz en algunas de sus canciones y las engrandezca.

Si nos centramos en su propio material, hay que reconocer que sus discos suelen pecar de dispersos por la intención quizás de querer abarcar demasiados estilos pero, a pesar de eso, su obra está repleta de joyitas en forma de canción que vale mucho la pena descubrir. Ya desde el principio de su carrera dejó claro que ella no era una artista del montón, ahí había algo, pero en mi opinión fue a partir de ‘Luz III’ (1985) cuando, a pesar de lo irregular del trabajo en su conjunto, e incluso con alguna canción sonrojante, ya se empezaban a ver destellos de genialidad con algunos cortes bastante inspirados y una voz que ya brillaba intensamente. Aunque no sería hasta la publicación de su aclamado ‘luz V’ (1989) cuando el país se daría cuenta de que esta mujer llegaría muy lejos, como así fue. Aquel disco la puso en boca de todos, y los siguientes ‘A contraluz’ (1991) y ‘Como la flor prometida’ (1995) ya la consagraron definitivamente, formando una trilogía de discos que, por lo menos para el que suscribe, nunca más pudo igualar.

Pero ella nunca ha dejado de estar al pie del cañón, llevando su arte incluso más allá de nuestras fronteras, especialmente en Francia, donde es realmente adorada. Ahora los que nunca dejamos de admirarla por estos lares estamos encantados de rememorar sus mejores momentos en un día tan reivindicativo como hoy. Por ese motivo, hemos querido hacer un pequeño repaso a algunas de sus mejores canciones, pero centrándonos, eso sí, en su vena más rockera y desenfadada porque, sin desmerecer sus otras facetas, esa es la Luz que más nos gusta. Esperamos que lo disfruten… y vean la Luz.

“Un Pedazo de Cielo”

Si me tuviera que quedar con un disco de Luz, seguramente elegiría ‘A Contraluz’, ahí estaba en su mejor momento, y acompañada de una banda insuperable. Esta canción era la encargada de abrir ese álbum. Rock & Roll clásico y vacilón, con un riff puramente Stones y una Luz esplendida a la voz.

“Hechizado”

Esta canción forma parte de su tercer disco, el simplemente correcto ‘Luz III’, y fue uno de sus primeros éxitos. Guitarras y sintetizadores a tutiplén, y un estribillo irresistible para una tonada llena de buenas vibraciones. Deliciosamente ochentera.

“A mil Kms”

Una de sus canciones más hard, y uno de los grandes cortes del recomendable ‘A Contraluz’. Rock de alto octanaje con contundentes riffs de guitarra y una Luz desgañitándose. Canción de deseo a guitarrazo limpio.

“A veces un cielo”

Nadie diría que una canción como esta hubiera sido compuesta por el fulano que cantaba en La Cabra Mecánica (¡!). Da igual, lo importante es que Luz y su banda la convirtieron en un pelotazo rockero de mucho cuidado. La canción forma parte del álbum ‘Con Otra Mirada’ del 2002.

“Loca”

El único problema de esta canción es el mismo que tantísimas otras canciones han padecido a lo largo de la historia: la sobreexposición. Es escuchar sus primeros acordes e inevitablemente venirte a la cabeza la orquesta verbenera de turno. Sin embargo, la realidad es que se trata de una canción por la que muchos matarían por ella. Un tema redondo.

“No Es Normal”

Aunque forma parte del exitoso ‘Luz V’, nunca fue una canción muy reconocida, pero a mí siempre me pareció otra de sus mejores delicias ochenteras. Una de mis canciones preferidas de la gallega.

“Ciudad Sin Ley”

Aquí aún se encontraba en fase de formación, pero es divertido escuchar a aquella primerísima Luz llena de inocencia y con ganas de pasarlo bien. “Ciudad sin Ley” es uno de los mejores temas de aquel debut titulado simplemente ‘Luz’ (1982). Es sólo rock and roll, pero me gusta.

“Tal Para Cual”

Otra canción que también sufrió de sobreexposición, aunque no tanto como la archiconocida “Loca”. Obviamente, estamos ante otra gran composición: Pop Rock de alta calidad y lleno de magia. En la letra, Luz nos contaba la historia de una relación imposible, de la cual saltaban chispas.

“Flor Prometida”

Ya en los noventa, Luz sorprendió a propios y extraños con ‘Como La Flor Prometida’, uno de sus discos más inspirados. “Flor Prometida” es uno de los temas más destacados de un trabajo donde Luz y su banda se adaptaban a los nuevos tiempos, empapando su estilo clásico de los nuevos sonidos por los que el Rock y el Pop se movían en aquellos días.

“Tengo bastante”

De su lejano segundo disco de 1984 tengo especial debilidad por esta bonita canción, donde en la letra Luz hablaba de poner fin a una relación insostenible. No es más que un Pop Rock muy deudor de su época, pero con un encanto irresistible.

JUANVI PEDRO GILABERT






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*