LOSUNG: LOS NOVENTA NO ESTÁN TAN LEJOS

In ESCENA INTERIOR

Losung Control

Seattle planteó una disruptiva entre finales de los ochenta y principios de los noventa que, para muchos, fue vista como una amenaza para sus privilegios tanto musicales como comerciales. No fueron pocas las bandas quienes mostraron mucha reluctancia hacia esa forma de entender el Rock y la música que, entre otras cosas, rechazaba el status del músico como lider de masas, la consideración omnipotente y ubicua de éste y, sobre todo, la subrogación de la libertad creativa a los dictámenes del mercado. En cierta forma, el Grunge, salvo el fortísimo activismo y agresividad que mostró el Punk cuando emergió a finales de los sesenta, fue, en algunos casos, el heredero natural de éste. Ellos, a través del aislamiento de la sociedad estadounidense -fruto del desencanto con la Administración Reagan, la cual, consiguió ganar la Guerra Fría a costa de una crisis económica que aumentó la brecha existente entre las clases medias y las que estaban en riesgo de exclusión social-, el consumismo y la excesiva competitivdad que se habían impuesto en Estados Unidos -con millones de jóvenes frustrados y desencantados con el modelo de nación, dieron lugar a la aparición de una Generación X profundamente ensimismada en su soledad y en el Parnaso y la Arcadia que constituía la visión de un mundo donde los ideales y la solidaridad deberían de vertebrar el ideario de la sociedad y la política, en vez del egósimo y el interés personal.

Sí. Losung, la banda que presentamos hoy, no son de Seattle, ni tampoco miembros de la citada Generación X. Pero lo que no se puede negar es que el conjunto barcelonés supo, a la perfección arriesgarlo todo a una propuesta musical que relacionaba y conciliaba conceptos como el Grunge, el Rock Alternativo en general y la influencia que el Rock americano tradicional ejercieron en sus carreras musicales. Esa asincronía que podría suponer el que una banda decidiese remontarse a esos tiempos pretéritos, en realidad, es la mejor carta de presentación que pueden tener. Con su ópera prima, editada en el año 2012, y que da nombre a la banda, ya dieron muestras de su potencial; pero con este ‘Control’, lanzado en 2015, han conseguido aumentar la calidad respecto a su anterior compacto: suenan más maduros, conjuntados y frescos. Las letras, que siempre han sido uno de los axiales del cuarteto barcelonés, amalgaman a la perfección historias personales con otras de raigambre de protesta social. Sin lugar a dudas, esta crisis –que no sólo se ha materializado en el ámbito económico, sino también, en todos los valores, o, más bien, en la ausencia de ellos-, ha ayudado a que muchas formaciones apostasen por incluir en su lírica, referencias a una sociedad que, en teoría, debería estar más unida, y se encuentra dividida por las mismas cuestiones insolubles de siempre.

Musicalmente, pocas fisuras demuestran los catalanes en este trabajo. La producción, maravillosa, da brío a unas guitarras que recuerdan, dejando de lado a clásicos como The Rolling Stones o al Bruce Springsteeen de los setenta y al Neil Young de ‘Ragged Glory’, a Pearl Jam y Soundgarden, en algunos aspectos. Analizando el trabajo conjunto de las seis cuerdas de Víctor Gil y Albert Berlanga, las reminiscencias de Stone Gossard y Mike McCready de los álbumes ‘Vitalogy’ y ‘No Code’ (1994 y 1996, respectivamente) o del Kim Thayil de ‘Superunknown’ (1994, también), se dejan oír en cortes como “El Peso del Agua” –maravillosa de principio a fin, tanto la construcción de la introducción, con ese riff pesado y contundente, arrastrándose, sustentando el trabajo de la sección rítmica, recordándonos también al ‘Ragged Glory’ del propio Young, especialmente en composiciones del calado como “Country Home”-; tracks como “La Velocidad del Sonido” –mucho más directa, tanto en el ámbito musical como en el lírico, nos muestra a una banda preguntándose y respondiendo sobre esa incertidumbre que rodea a todas las empresas que el ser humano acomete en todos los sentidos, y que por lo que se puede deducir de la lectura de sus párrafos, especialmente en un círculo, como es el musical, donde el futuro aún es más incierto-. Y el nombre de Losung lo podemos vincular, una vez más, al de la Mermelada de Pearl, esta vez recordándonos el debut de la banda, ‘Ten’, en el tema “Compañía de Ladrones”: estribillo fácil de memorizar, hecho para ser cantado al unísono en directo, y con otro mensaje acorde a los tiempos que corren, donde rapaces y mercachifles de ilusiones hacen su agosto particular en torno a las ilusiones de los de siempre, los ciudadanos –al igual que Eddie Vedder, en su momento, hizo también en ‘Vs’, el segundo cedé de la banda norteamericana-. Y a grandes rasgos, este álbum, perfectamente equilibrado, con un contenido musical apabullante, polariza a la perfección el Rock de los setenta, la escena de la mencionada Seattle y la influencia de Neil Young y del Rock norteamericano aludida junto con la elegancia y la sobria eficiencia musical del combo catalán. Un muy buen trabajo de una formación que esperamos al que la suerte le sonría y consiga, una vez más, dejar claro que la escena está bien pertrechada de músicos con ilusión y, sobre todo, talento. Cualquiera que esté interesado en el Rock español, Losung y ‘Control’ conseguirán satisfacer sus deseos.

ALEX PALAHNIUK

http://www.losungmusic.com/

Share

You may also read!

ORQUESTA MONDRAGóN (Sala Barts, Barcelona 15-06-2017)

Cuarenta años de historia y una auténtica fiesta rockera en directo: el tiempo no pasa por Javier Gurruchaga y

Read More...

QUINN SULLIVAN ‘Midnight Highway’

(Provogue) La verdad es que este asunto del blues rock contemporáneo se está volviendo algo cansino. La montaña de

Read More...

BARBARIAN SWORDS: PLAGA DE GUSANOS EN BARCELONA

Este próximo viernes 16 de junio a partir de las 20 h., se va a desatar el infierno en

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu