LOS TIKI PHANTOMS (Barcelona, Apolo 10-06-15)

tiki phantoms barcelona apolo news

Hay ocasiones en las que las circunstancias se dan y las cosas ocurren. Ignoro qué tipo de brujería se activó la noche del pasado miércoles, pero hacía tiempo que no veía un concierto tan adrenalínico, desmadrado, con una comunión tan perfecta entre banda y público. Los Tiki Phantoms cumplían diez años, presentaban disco nuevo, “Y el Misterio del Talismán”, convocaron a sus legiones y éstas respondieron con la alegría que les caracteriza. Pero antes actuaron The Lizards que, tras diversas mutaciones, ha pasado de ser una formación íntegramente femenina a ser trío con un batería masculino (Edgar Beltri, también productor de su nuevo disco). Con Carla, a la voz y guitarra, Judith, al bajo y voces, y el mencionado Beltri, a a la batería, The Lizards se plantaron sobre el escenario del Apolo a darlo todo, como si no hubiera un mañana. Con un repertorio basado en su segundo disco “Road to Anywhere”, The Lizards insisten en su fórmula de cuatro acordes, a caballo entre el hard rock y el punk más enérgico. Carla canta y maneja la guitarra con soltura, mientras que Judith se recorrió las tablas de un lado a otro, incapaz de quedarse quieta (sí, es la misma que habíamos visto hace poco con Bundoks), y acabó sobre el público con bajo y todo. No hay fisuras, todo funciona como una maquinaria perfectamente engrasada, pero uno se queda con la impresión de que pueden ir mucho más allá en sus composiciones. Tienen los medios, la habilidad y seguro que dominan el libro de estilo, así que seguiremos atentos a su evolución. De todas formas, una intervención de notable alto y que confirma que las chicas rockean más que nadie cuando se lo proponen. Los Tiki Phantoms, por su parte, ni se lo creían. La sala Apolo estaba casi llena con un público predispuestísimo a dejarse la piel en homenaje a sus ídolos. Ya en la cola para entrar la invasión seguidores ataviados con camisas hawaianas anticipaban que ésta iba a ser una gran noche, pero no nos imaginábamos lo que se nos venía encima. Porque cuando los cuatro enmascarados tomaron el escenario, aquello se desmadró prácticamente desde el minuto uno, en una fiesta que, lejos de decaer, fue a más a medida que avanzaba la actuación. Porque, vale, la propuesta en directo de Los Tiki Phantoms se basa en la sorpresa, el impacto visual, en los movimientos coreografiados, pero ¿cómo explicar esos pogos, esa invasión de escenario de un público bailando la Tiki-Conga, ese imparable desfile de tipos surfeando sobre el público? En algún momento parecía que algunos (y algunas, esa profusión de mozas perpetuando el bailecito de Uma Thurman en “Pulp Fiction”…) traían la fiesta ya ensayada desde casa. Pero lo que ocurría sobre el escenario fue tan bueno que nada de eso parecía fuera de lugar. Desde la inicial “Patada Trueno” hasta la final “Tiki On Me” (o sea, su particular versión del “Take On Me” de A-ha, coreada hasta la saciedad), los Phantoms demuestran que es una banda muy trabajadora y que no dejan nada al azar. Mantener al público entretenido durante más de hora y cuarto a base de rock and roll y surf instrumental no es tarea fácil. Sólo con decir que salí de ahí con unas ganas enormes de ir a la playa, cuando yo… ¡ODIO la playa! Felicidades por esos diez años y a por una década más.

TEXTO: YURI VARGAS

FOTOS: LUÍS LECUMBERRY

Please follow and like us:


(Siguiente) »



Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*