LEE FIELDS (Apolo, Barcelona 13-10-16)

iMago[mei]

Parece que cada jueves en Barcelona se ha convertido en un pequeño oasis para los que seguimos incluyendo en nuestra dieta musical genuina música de raíces; rock & roll primigenio, country, surf, garage y por supuesto soul. Todo esto gracias al buen hacer de los organizadores del ciclo A Wamba Buluba Club que un día a la semana velan para que no nos falte buen alimento para el alma.

Y esta vez nos volvíamos a enfrentar sobre las tablas con el veterano Lee Fields, curtido en mil batallas de la música con ‘Alma’, al cual la vida le ha dado una segunda oportunidad con el resurgir del soul del nuevo milenio. Y vaya si la ha aprovechado, no sólo publicando reivindicables álbumes sino ofreciendo espectaculares recitales llenos de fuerza y pasión, que nos hacen fantasear con lo que hubiera sido ver hace cuarenta o cincuenta años sobre las tablas a tipos como Stevie Wonder, Marvin Gaye o James Brown. Así con una sala no a tope, pero sí con generosa afluencia de público tomaron las tablas The Expressions, la solvente y sólida banda –con sorprendentes apuntes psicodélicos- que acompañan a Mr. Fields que tras la introducción que mandan los cánones soul le dieron la vez al protagonista de la noche, que durante setenta minutos se entregó como sólo sabe él y reivindicó por activa y por pasiva la grandeza del soul. Vistiendo deliciosamente hortera no paro quieto ni un momento, bailó, sudó, y mostró porqué da sopas con honda a mucho advenedizo blanquito. A diferencia de muchas viejas glorias del soul, Mr. Fields no se recreó en revisiones de estándares manidos sino que dio cancha a tope a su propio repertorio. Vocalmente espectacular en esos medios tiempos llenos de emoción (“Faithful Man”, “Still Got It”), totalmente imbuido por el espíritu de James Brown cuando le salía la vena más funk y muy osado cuando decidió encarar temas desconocidos para los presentes de su próxima obra de estudio ‘Special Night’ que se publicará en breve, destacando sobremanera esa “Make The World Better”, un nuevo y coreable himno soul en toda regla para ser sudado sobre las tablas. Dejando el escenario al más puro estilo James Brown (es decir, resistiéndose a ello) volvió para un único bis donde llevó la garganta al límite en recreaciones de “Last Drive” y “Honey Dove” arrancando una ovación final de gala por el estupendo y lleno de alma trabajo realizado. Una nueva visita y una nueva victoria para el veterano artista incapaz de defraudar y de no hacer bailar hasta el más soso. Y es que en esto del soul es como todo en esta vida; sabe más el diablo por viejo que por diablo.

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: JOSEP Mª LLOVERA

Please follow and like us:





Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*