LA CANCIÓN, NO EL CANTANTE (LYNYRD SKYNYRD)

Asisto atónito y anonadado al enésimo espectáculo de nostalgia o casi mejor llamarlo de necrofilia rockera. Se ha anunciado hace unos días la visita de Lynyrd Skynyrd a algunos escenarios españoles, y la algarabía y la euforia ya se ha desatado. Y servidor que no entiende nada. Primero de todo aclarar que no tengo nada en contra de semejante institución sureña, el que me conoce bien sabe que los considero una de las mejores bandas que han pisado el planeta, pero claro de eso ya hace mucho, creo. Porqué en mi modesta y siempre subjetiva opinión (faltaría más) el combo que gira con tan sacrosanto nombre no deja de ser su propia banda de tributo con un miembro original. Pero vayamos poco a poco, recuerdo la reunión de la banda en 1991 y contra todo pronóstico fue una reunión muy válida y llena de vida. Obviamente la magia del periodo 73-77 no se iba a recuperar. Pero habían miembros clásicos muy motivados; Gary Rossington, Ed King, Leon Wilkenson, Billy Powell y Artimus Pyle que facturaron una serie de discos muy recomendables, lejos de su periodo de gloria pero muy buenos discos; ‘1991’ y ‘The Last Rebel’. Incluso tuve la suerte de verles en directo en 1997. Presentaban su último disco recomendable (que no relevante) “Twenty” y la mezcla entre miembros clásicos con el añadido de Ricky Medlocke y Hughie Tomasson de The Outlaws hizo de aquella velada lo más cerca que uno podía estar de los Lynyrd Skynyrd más reales, aunque no dejara de ser un sucedáneo. Curiosamente después de esa gira poco a poco todo se fue yendo al traste; desafortunados decesos, idas y venidas de miembros y un Gary Rossington aguantando el tipo, pero que no se creía ya la película, de hecho el mismo reconoció en una entrevista que el nombre no podía parar, que muchas bocas comían de ellos.

Los Lynyrd Skynyrd de 1977 viendo como será su futuro en 2019

A esto hay que añadirle que desde 1997 han sido incapaces de grabar un disco que merezca ser recordado, discos que encima les metían en terreno biker y metálico de segunda división. Está claro que hacer canciones heavys con slide no te convierte en un combo de rock sureño. Sin contar ese giro político reaccionario que el malogrado Ronnie Van Zant hubiera desaprobado sin ningún tipo de duda. Miraros algunos textos de sus discos de los setenta y veréis que bajo el aspecto de redneck del finado vocalista original se escondía un tipo con sensibilidad y poco dado a los prejuicios raciales. Y es que canciones como “Red, White And Blue” o “Skynyrd Nation” son más que sonrojantes e indignas de que vengan firmadas por tan sagrado nombre.  Y de esta guisa nos plantamos en 2019, con la euforia ‘bolazo’ ya siempre presente, en el que se jalea y emociona que vengan a tocar los mal conservados restos de una banda imprescindible como si fuera la formación y el año en que se grabó ‘One More From The Road”. Ahora en serio ¿Qué hay de excitante en una visita de los actuales Lynyrd Skynyrd? Igual alguien me lo puede explicar pero yo no veo nada excitante ahí. Imagino que los tiros van por donde apunta el titular de este artículo, hemos llegado al momento en que importan más las canciones que el cantante. Digamos que la presencia del remanente Gary Rossington avala ese karaoke donde todo vale para escuchar las canciones clásicas a cualquier precio. Y por favor que nadie me venga con las comparaciones de interpretación con la música clásica, porqué es más que discutible y es un poco de indocumentado musical agarrarse a ese símil.

Me parece bien que la gente se haya alegrado por esta visita de Lynyrd Skynyrd, pero a nivel personal no veo nada que me haga esbozar una sonrisa o sentir cierto cosquilleo en el estómago. Pero también reconozco que es el signo de los tiempos que nos ha tocado vivir, donde el sufijo ‘azo’ es el pan nuestro de cada día. Y ahora con vuestro permiso me voy a poner nuevamente ‘Street Survivors’ y si se me apura hasta ‘The Last Rebel’ cuando el nombre de Lynyrd Skynyrd era sinónimo de orgullo sureño.

XAVI MARTÍNEZ






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*