LA BANDA TRAPERA DEL RÍO (Salamandra 1, Hospitalet De Llobregat 18-11-12)

la-banda-trapera-del-rio-salamandra-news

Lleno absoluto y hasta la bandera para ver el retorno y celebración del cuarenta aniversario del nacimiento de esta leyenda pionera punk rock en España. Quizás puedan tener razón algunas voces que claman que tan sacrosanto nombre no debería ser utilizado, con Tío Modes y Raf Pulido no estando entre nosotros, pero lo cierto es que la gente tiene muchas ganas de La Trapera, y no es para menos: estos tiempos tan neo liberales que nos ha tocado vivir nos enervan a muchos y las antiguas proclamas de la banda vuelven a cobrar la misma relevancia que tuvieron hace cuatro décadas. Pero antes de la irrupción de los hijos predilectos de Cornellà de Llobregat, tomaron el escenario otros históricos del punk and roll catalán, El Legado. Como es habitual en ellos, salieron a degüello y no dieron tregua. Julen Cancerbero sigue en sus trece, es decir, bramando letras con una rabia a prueba de bombas y su pose de autenticidad no sólo no cansa sino que es simplemente el reflejo de la actitud de un músico que nunca se ha doblegado ante nadie. Sonidazo, temas como punzantes estiletes y mucha furia hicieron el resto. Valor seguro y con merecida ovación, como se merecen.

Tras el necesario intermedio, pudimos coger fuerzas para recibir como los héroes que son a esta nueva encarnación de La Banda Trapera Del Río. Nada más empezar, la primera en la frente: “La Regla” nos puso como motos, pero también nos hizo ver a una banda un poco diferente. Morfi Grei se mostraba contento y con ganas, pero lejos de esa imprevisibilidad que siempre le caracterizó; y así se comportó todo el rato: sobrio, pero con un apabullante dominio de la situación. Todo controlado, y más con la formación actual, que respeta en todo momento el legado del combo. A los habituales Morfi Grei y Jordi Pujadas (bajo), se le suman -entre otros- el fichaje estrella de Bolo, el rompe-parches de los legendarios Subterranean Kids, y Fossy a la guitarra, bregado en mil aventuras punk rock. Así, durante casi noventa minutos, fueron cayendo esos himnos contestatarios que, con sabor a barrio y mugre, nos hicieron berrear y movernos como si estuviésemos en 1979, rozando el climax con esa “Ciutat Podrida” que se coreó como pocas. Una genuina fiesta que se cerró con las inevitables “Nacido Del Polvo De Un Borracho y Del Coño De Una Puta” y “Venid a Las Cloacas”. La banda contenta, el respetable agotado y la certeza de que semejante legado no queda mancillado en esta nostálgica ceremonia, que curiosamente mostró mucha más rabia y energía que mucho punk rock de nuevo cuño. Y es que sabe más el diablo por viejo…

TEXTO: XAVI MARTÍNEZ

FOTOS: LECUMBERRY






Your email address will not be published. Required fields are marked as *

*